Edición Impresa

Cara a cara

Pedro Rivero Jordán 17/9/2021 05:00

Escucha esta nota aquí

_En 2020 por causa de la pandemia, el mundo se paralizó virtualmente. Y nos quedamos sin Feria por primera vez en más de medio siglo. Era, según concluyó uno de sus ejecutivos, lo único que podría impedir su realización. Que lo provocara un virus de efectos devastadores en todo sentido, no estaba en el libro de nadie. Tras un año de espera, la versión número 45 abrirá hoy sus puertas. Se la ha denominado como la ‘Feria del reencuentro’ de cruceños y bolivianos. Como nunca antes, la expectativa es inusitada. Y no es para menos porque se trata de uno de los mayores acontecimientos del mes de Santa Cruz. De una región y de una ciudad cuyo desarrollo y crecimiento no se entienden ni se explican sin la Expocruz. Sin su Muestra Mayor. Así, con mayúsculas.

_Bolivia ha fallado “de manera demostrable” en los esfuerzos para enfrentar al narcotráfico. Está señalado por EEUU entre los veinte países que producen drogas y les sirven de tránsito. Su inclusión en la lista negra “es la combinación de factores geográficos, comerciales y económicos”. La respuesta del Gobierno boliviano se ha conocido a través del viceministro de Defensa Social: “El modelo de lucha contra el narcotráfico de Bolivia es soberano”. Previsible el tono. Hace poco, tras el duro revés en las primarias legislativas y al que siguió la renuncia de cinco ministros, el presidente de Argentina, Alberto Fernández, dijo “algo habremos hecho mal” y prometió enmiendas. Esa admisión es autocrítica. ¿Quienes nos gobiernan son capaces de realizar, cuando sea necesario, ese ejercicio tan saludable?

Comentarios