Edición Impresa

Cara a cara

Pedro Rivero Jordán 17/10/2021 05:00

Escucha esta nota aquí

_El gobernador de Santa Cruz, Luis F. Camacho, resolvió en 24 horas las demandas de los ‘interculturales’ que llegaron marchando desde San Ramón. Sus exigencias vinculadas a regalías mineras, carreteras, electrificación, agua y territorio serán atendidas en base a un acuerdo que rubricó Camacho tras intensa jornada en cinco mesas de trabajo instaladas en el hemiciclo de la Asamblea Departamental. “Este acuerdo será cumplido al pie de la letra”, se comprometió Camacho y desinfló rápidamente el conflicto. El presidente Arce lleva más de dos semanas ciego, sordo y mudo ante la ‘agenda nacional’ de los indígenas de tierras bajas que caminaron más de 500 kilómetros desde Trinidad pidiendo atención a sus reivindicaciones que llevan 31 años ignoradas por el Gobierno central. Ellos también son bolivianos y tienen derecho a ser escuchados por quien los gobierna.

_Volvió al ruedo el exvicepresidente Álvaro García Linera. Lo hizo en una entrevista donde habló de su estrategia “para cruzarle el camino a sectores empresariales que tienen demasiado poder de veto”. Admitió así que el veto a las exportaciones de productos agrícolas, como la soya, es político y no económico. Un veto que se aplica desde 2009 y ha provocado pérdidas millonarias al sector y al país. “Allí donde el poder del veto es demasiado fuerte, simplemente lo quiebras: te metes y construyes una empresa del Estado”, matizó. La ‘receta’ ruin y perversa de quien de números no sabe mucho, envenena a la gallina de los huevos de oro y engorda al estatismo parasitario, costoso e ineficiente.



Comentarios