Opinión

Cara a cara

1 de noviembre de 2021, 3:30 AM
1 de noviembre de 2021, 3:30 AM

- Todos Santos y Día de Difuntos son dos celebraciones arraigadas en Bolivia y en varios países del mundo. El culto a los muertos data de antes de la Colonia en los países americanos. Y similar ceremonia se vivía entre los celtas. Ellos también esperaban a los que habían partido con fogatas y con frutas. En México se vela a los difuntos desde el día 31. En el occidente de Bolivia se les prepara una mesa con sus alimentos favoritos, mientras que en el oriente la fecha sirve para reunir a la familia en los cementerios para recordar a quienes ya no están.

- Los seres amados que murieron pasan de vivir con nosotros a vivir en nosotros. La hermosa frase es de la sicóloga Marta Roxana Ortiz Boland. Llegar a esa comprensión puede tomar un tiempo después del deceso, pero es un sentimiento común que las personas queridas están siempre con sus recuerdos y con una compañía que no se puede explicar, pero que se siente en el fondo del alma.

- Lo importante es vivir cada día como si fuera el último. Solo así cobran valor los instantes compartidos, los abrazos, los ‘te amo’. Solo así se puede vivir sin arrepentimiento y sin sentimientos de culpa. Si se es capaz de darlo todo en el instante, se puede perdonar y perdonarse. De alguna manera, esta actitud prepara a las personas para vivir el duelo sin tanta carga de aquello que pudo ser y no fue. Estos días de recuerdo de los seres amados deben ayudar también a que se aprenda a vivir de una manera más consciente. Nadie sabe cuánto será su último día o el último suspiro de quien más ama.

Tags