Opinión

Cara a cara

c

15 de noviembre de 2021, 5:00 AM
15 de noviembre de 2021, 5:00 AM

_“Gobernar escuchando al pueblo”, dicen ahora varias autoridades del Gobierno, tras el anuncio que hizo el presidente de que se abrogará la Ley 1386. También reconocen que esa norma afecta a sectores de la población. ¿No lo supieron antes cuando el Poder Ejecutivo envió el texto al Legislativo para que sea aprobado? Demoraron tres meses en darse cuenta, porque antes insistieron en que el rechazo a la norma era político. La coherencia es requisito indispensable para tener credibilidad. A esta cualidad no ayuda afirmar un día que se quiere paz para desarrollar la economía y al día siguiente insistir que los ‘movimientos sociales’ se mantengan “en apronte” o amenazar diciendo: “Cuidado se despierte la furia del inca”.

_Y si de escuchar al pueblo se trata, hay que ver que los indígenas de tierras bajas ya están casi tres meses fuera de su hogar, de donde salieron en una marcha para exigir que se respeten sus territorios, avasallados por grupos que los desplazan con el aval del INRA. Su movilización conmovió a la ciudadanía, pero no al Gobierno. Ahora están sin recursos, con sus hogares abandonados, pero firmes en su causa. Una vez más, es preciso que haya coherencia entre lo que se discursea y lo que se hace.

_El covid-19 está presente en cada rincón de Santa Cruz. Los casos se multiplican en la cuarta ola. El virus encuentra a la gente demasiado confiada. Unos porque ya tienen las vacunas y otros porque nunca aprendieron que el contagio puede ser mortal. La gente sigue andando sin barbijos y la distancia social es una quimera. Después llegan los lamentos.



Tags