Opinión

Cara a cara

19 de noviembre de 2021, 5:00 AM
19 de noviembre de 2021, 5:00 AM

_Después de que un paro de nueve días sostenido por diversos sectores y una movilización ciudadana obligara al Gobierno a retroceder con la abrogación de la cuestionada Ley 1386, la ‘criminalización’ de la protesta se hace cada vez más evidente. En La Paz, un grupo de choque masista interceptó la marcha de la paceñidad que encabezaba el alcalde Iván Arias, al que se vió retirarse afectado por los gases lacrimógenos. Los revoltosos arremetieron incluso contra periodistas señalados como ‘prensa vendida’ y a una de ellas le arrebataron el dispositivo con que registraba los hechos.

_En Trinidad, durante el aniversario del departamento de Beni, Carolina Ribera, hija de la expresidenta Jeanine Áñez, fue desalojada del lugar desde donde exigía la liberación de su madre. La Policía se encargó de hacerlo con aparatoso despliegue y desmedido uso de la fuerza. El ministro de Gobierno justificó la intervención policial porque la joven muchacha dizque corría el riesgo de ser atropellada y se la puso a buen recaudo sobre la acera. Entonces Carolina les debe un agradecimiento a sus ángeles guardianes...

_La cabeza de Rómulo Calvo, líder cívico cruceño, tiene precio por ‘sedicioso’. La Fiscalía lo investiga a denuncia de una diputada del MAS. Casi al mismo tiempo se hizo circular un memorándum falso por ‘abandono de funciones’ que retiraba a Calvo de la entidad médica donde presta servicios. Las demandas en su contra se acumulan en los estrados judiciales y ataques cada vez más duros se centran sobre el CPSC. El masismo rompe los platos y pasa factura…



Tags