Escucha esta nota aquí

Hay una nueva variante del covid y una nueva angustia mundial. Se trata de ómicron, que ha surgido en el continente africano. Por ahora, sus síntomas son leves, pero la Organización Mundial de la Salud considera que es preocupante porque tiene alta transmisibilidad y probablemente también alto porcentaje de reinfección. Esta mutación ha hecho que varios países cierren sus fronteras a pasajeros procedentes de África, pese a los pedidos de la OMS.

 Mientras hay alarma en Europa, en Bolivia aún hay mucha gente sin voluntad de vacunarse. Ya se sabe que por lo menos tres de cuatro pacientes que ingresan a terapia intensiva son los que no están inmunizados o que no completaron el esquema de vacunación. No estará mal que las oficinas estatales y privadas que atienden al público sean más exigentes con la bioseguridad y comiencen a elevar sus condiciones, de manera que quienes no asumen la responsabilidad social que cada uno tiene, vean que sus actividades estarán perjudicadas si no acceden a los biológicos que protegen contra el coronavirus.

 Que no se repitan las experiencias. Los contagios de coronavirus están aumentando en Bolivia. Desde la sociedad civil hay que bajar la exposición, evitando las reuniones con mucha gente, usando el barbijo y el alcohol, así como manteniendo distancia social. Por otro lado, el Estado está aún a tiempo de proveer ítems suficientes para habilitar todo el espacio disponible en los hospitales, garantizar provisión de medicamentos y de oxígeno, antes de que vuelvan a escasear y haya especulación.

Comentarios