Opinión

Cara a cara

16 de diciembre de 2021, 5:00 AM
16 de diciembre de 2021, 5:00 AM

_Hay miles de desempleados y miles que tienen un sueldo reducido, en comparación con 2019. Es en ese contexto que se debe censurar la corrupción pública. Usar nombres de personas para cobrar sueldos de ítems fantasmas es un insulto a quienes deben buscar dos o más empleos para que sus ingresos alcancen o para quienes tienen que buscarse la vida porque no cuentan con un trabajo remunerado. A la luz de esa realidad, hay dos Bolivias: la de las mayorías que se sacrifican para ganar un sueldo mensual y la de las minorías privilegiadas, donde hay personas que no tienen escrúpulos y que engañan y roban de manera indignante.

_El mecanismo de los ítems fantasma. La trama involucra a otras instituciones y se pretende hacer creer que Antonio Parada era el gran artífice. Probablemente dejó su huella en los lugares donde trabajó, pero no se pueden cometer arbitrariedades donde debería haber controles, sin que se den cuenta los llamados a fiscalizar. Lo que se denuncia en el municipio cruceño, ahora también salpica al Gobierno Municipal de Warnes, a la Caja Nacional de Salud y, seguramente, seguiremos sorprendiéndonos con los alcances. Lo que debe quedar claro es que hay más de un involucrado y se debe eliminar el mecanismo para que no se repita.

_Samuel Doria Medina dejó la presidencia de Unidad Nacional, partido que él fundó y lideró durante varios años. Afirmó que hace historia con esta decisión, lo que significa no prorrogarse en el poder. Es una buena señal en un país donde impera el caudillismo y en el que los partidos tienen vida mientras el fundador está vigente. Es una medida democrática que se debe ponderar.

Tags