OpiniónOPINIÓN

Cara a Cara

31 de enero de 2022, 4:00 AM
31 de enero de 2022, 4:00 AM

¡Construyeron un puente clandestino! Tiene una extensión de 150 metros y su estructura pesa varias toneladas. Para llegar a él, abrieron un camino de 18 kilómetros de largo. De nada de eso se enteró el Estado boliviano, o al menos eso se cree. Los autores de la obra son menonitas, que se sienten muy orgullosos de su obra y que no dudan en admitir que semejante infraestructura se hizo sin permiso. Para que esto se haga realidad hubo negligencia de autoridades e incumplimiento de deberes. Pero lo peor es que en este país cada quien haga y deshaga a su gusto e interés; que poco o nada sea parte de una planificación a largo plazo, que las ambiciones personales y de grupo pesen más que el bien común. La excelente investigación de Roberto Navia deja la sensación de que las cosas van por muy mal camino. Que los funcionarios del Estado cumplan su responsabilidad como es debido.

Los retos de la educación, ahora que comienza el año escolar. Son importantes los conocimientos, pero más importantes son las habilidades de los estudiantes. Hay que hacer una evaluación constante acerca de si los niños y también los jóvenes son capaces de comprender e interpretar un texto, si pueden expresar adecuadamente lo que piensan. Uno de los requisitos básicos de este tiempo es trabajar en equipo, pero poco se trabaja sobre esto en las clases virtuales. También es clave ver si las estrategias de formación han sido renovadas para que los alumnos aprendan a razonar y a decidir. Son desafíos clave. Ojalá que los niños puedan volver a la presencialidad y que se logre recuperar el tiempo perdido en dos años de pandemia.

Tags