OpiniónOPINIÓN

Cara a Cara

3 de febrero de 2022, 4:00 AM
3 de febrero de 2022, 4:00 AM

La foto de una mamá causó polémica en Santa Cruz de la Sierra. La mujer recogía a su hijo del colegio vistiendo un atuendo con el que lucía un escultural cuerpo. La imagen es viral en las redes sociales y tiene una fuerte carga de crítica (sobre todo de las mujeres) y comentarios machistas de los hombres. La causa de semejante turbulencia es la forma como viste una persona. Podría ser intrascendente, pero la virtud de esta situación es que se convierte en un espejo que refleja a la sociedad en la que vivimos. Un entorno que demuestra tener mente poco abierta, al que le encanta el chisme y que alimenta conductas que se repudian en los discursos formales. Que sirva para mirar lo que somos, cómo pensamos. Que ayude a tomar conciencia de que el bullying está en todas las edades y en todos los estratos sociales.

¿Resolverá una comisión lo que no se resolvió en tantos años? La justicia está plagada de injusticias, especialmente con las personas pobres. De qué sirve una intervención en los tribunales si el problema es que hay una mentalidad patriarcal que discrimina y maltrata a las víctimas de violencia machista. En estos días se han conocido anécdotas vergonzosas que ocurrieron en la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia, en el Ministerio Público y en los juzgados. Un estudio a fondo debería determinar en qué escenarios se maltrata a las hijas, hermanas o parejas. Es bueno que el tema ingrese a las aulas en este año escolar. Pero para que haya una lucha de fondo debería haber presupuesto y verdadera voluntad a todo nivel, también para sancionar a los jefazos que ostentan el machismo.

Tags