OpiniónOPINIÓN

Cara a Cara

9 de febrero de 2022, 4:00 AM
9 de febrero de 2022, 4:00 AM

El diputado oficialista Héctor Arce ha planteado la pena de muerte para asesinos y violadores. Llamativamente, sugiere que las ejecuciones se cumplan cada 6 de agosto. Será porque el aniversario patrio ha perdido casi toda significación histórica en el calendario plurinacional. La demanda, inaplicable por no estar la pena capital contemplada en la Carta Magna, surge tras haberse develado las atrocidades perpetradas por un asesino despiadado que una red corrupta de abogados, jueces y fiscales dejó libre cuando debía estar purgando 30 años de prisión sin derecho a indulto. ¿Qué hacer con los administradores de justicia que el parlamentario del MAS identifica como los “verdaderos criminales”? La misma interrogante debe plantearse con quienes, desde el poder, instrumentalizaron y envilecieron la administración de la justicia boliviana hasta convertirla en asqueroso y nauseabundo ejercicio.

 El diccionario de la Real Academia Española (RAE) define el término ‘bastante’ como sinónimo de numeroso, abundante o copioso. A una de las principales autoridades educativas regionales se le oye decir repetidas veces…¡bastantemente!. Lo hace, sin pestañear siquiera, en declaraciones o entrevistas públicas. Se trata de un barbarismo que, según la misma RAE, es un vicio del lenguaje que consiste en pronunciar o escribir mal las palabras, o emplear vocablos impropios. En el caso que nos ocupa, el recurrente lapsus linguae no pasa inadvertido y es inadmisible por la investidura y la función de quien dirige la educación en Santa Cruz. Nada más y nada menos.

Tags