OpiniónOPINIÓN

Cara a Cara

17 de febrero de 2022, 4:00 AM
17 de febrero de 2022, 4:00 AM

En 1936 Charles Chaplin sacudía al mundo con Tiempos modernos. Décadas después, en 1994, Tiempos violentos (Pulp fiction) hacía lo propio en el descarnado relato del magistral Quentin Tarantino. Hoy el relato del presente que se vive en Santa Cruz y Bolivia podría ser una mezcla y algo más de ambos filmes. Nuestro tiempo, difícil momento. Violencia por doquier y por docenas. En las calles, en las carreteras, en los bosques, en las esquinas, en los estrados judiciales, planificada y archivada, en las fugas y en los encierros, en las mentiras y en los hogares. Ojalá toda el agua del Carnaval que viene pueda apagar un poco este fuego infernal que parece no tener límites.

 Pero también las buenas nuevas merecen gritarse alto, fuerte y lejos. Dos mujeres bolivianas hacen historia en la Berlinale, uno de los más prestigiosos festivales del mundo. Natalia López Gallardo gana el Oso de Plata que otorga el Premio del Jurado con su ópera prima Manto de gemas. Y con la película española Alcarràs, de Carla Simón, que se llevó Oso de Oro de Berlín 2022, su directora de fotografía Daniela Cajías vuelve a sorprender con su talento. El año pasado había ganado un Goya por su trabajo en la película Las niñas de Pilar Palomero. Cabe recordar que hace unas semanas Utama, la ópera prima del paceño Alejandro Loayza, se llevó en el Festival de Sundance el premio del jurado en la sección internacional. Jóvenes haciendo historia por el mundo.

Tags