OpiniónOPINIÓN

Cara a Cara

20 de febrero de 2022, 4:00 AM
20 de febrero de 2022, 4:00 AM

Una de las imágenes más lacerantes que ofrece Santa Cruz de la Sierra a la vista de propios y extraños es la de personas, hombres, mujeres y niños, en situación de calle o a merced de las drogas que consumen en la vía pública. Cada vez es mayor la cantidad de seres infortunados intentando subsistir de la caridad de sus semejantes o atrapados por el vicio que los ha convertido en virtuales guiñapos humanos. Con la mirada extraviada y deambulando sin rumbo por la vida. Las intersecciones de las principales avenidas de la ciudad, paseos como El Arenal y los alrededores de algunos locales comerciales son los sitios frecuentados donde entre ellos suelen registrarse peleas y otros incidentes abonados a la violencia.

 La visión se torna mucho más impactante cuando en esos grupos se registra la presencia de menores de edad acompañando a los drogadictos adultos -probablemente en algunos casos sean sus propios progenitores- o aquellos que también en estado de abandono encuentran en el consumo de alcohol o la inhalación de la clefa el modo de escapar de su dramática existencia, aunque sea pasajeramente, no obstante los efectos terriblemente nocivos de esa sustancia para la salud física y mental de quienes la consumen.

 En estos casos específicos no se deja sentir mínimamente la aplicación de políticas sociales por ninguno de los diferentes niveles de gobierno que en el país parecen ajenos al drama de ciudadanos caídos en desgracia. De otro modo, su aplicación habría beneficiado en alguna medida a un grupo social en total desamparo por la falta de acción del Estado y la insensibilidad de sus autoridades.

Tags