OpiniónEDICIÓN IMPRESA

CARA A CARA

3 de mayo de 2022, 4:00 AM
3 de mayo de 2022, 4:00 AM

 El proceso de selección de defensor del pueblo no hizo más que confirmar lo que se temía desde el principio: que la mayoría del MAS en la Asamblea Legislativa haría esfuerzos para elegir a una persona afín a ese partido, que siga la consigna de defender al Gobierno antes que al pueblo. Los dos últimos responsables de esta entidad nacional tuvieron un desempeño reprochable al alzar la voz solo en los temas convenientes para el MAS y mirar a un costado cuando los derechos afectados eran de miembros de la oposición o apolíticos pero cuestionadores del gobierno. Evidentemente, estas posturas lograron deteriorar la credibilidad de esta institución, causándole mucho daño a la democracia de Bolivia. Se ha entrado a la recta final de la elección: el MAS con sus candidatos y la oposición con su rechazo. Quizás, en vez del show al que ya la población está acostumbrada, se puede eliminar la figura del Defensor del Pueblo, porque si sigue existiendo sin cumplir su rol a cabalidad, será como si no existiera; la única diferencia es que le cuesta mucho dinero al país.

Destacable investigación de varias universidades sobre el impacto de la pandemia en los estudiantes de educación superior. Tras una ligera lectura, me quedan algunas cifras y datos de inquietud: una de las mayores preocupaciones de la población universitaria es la incertidumbre laboral, creer que no van a encontrar empleo. También es llamativo que el 7% de más de 3.500 encuestados perdió a papá o mamá por el covid, lo que genera un impacto profundo. Finalmente, la certeza de que la juventud es emprendedora y que quiere hacer negocios formales, no en la economía informal.



Tags