OpiniónOPINIÓN

Cara a Cara

14 de julio de 2022, 4:00 AM
14 de julio de 2022, 4:00 AM

No es nomás postergar el censo hasta quién sabe cuándo. Detrás de la decisión tomada hay una estela de ineficiencia, mentira e irresponsabilidad. Hay que recordar que el anuncio de la gran encuesta fue arrancado, porque no era una prioridad para el Gobierno. La preparación se hizo mal: a espaldas de la gente, sin información y con lentitud en procesos tan importantes como la actualización cartográfica. Mientras así iba, el director del INE y varios voceros del Gobierno le decían a la ciudadanía que todo iba viento en popa, pretendiendo hacer creer que los que reclamaban eran unos ignorantes y politiqueros. Finalmente, el censo fue suspendido y se pretende hacerlo en 2024. Ahora, la pregunta es: ¿Quién carga con la responsabilidad/costo de la suspensión? No solo son los créditos, también es la fe del Estado y, más aún, el grave perjuicio de los cientos de miles de ciudadanos que no reciben la asignación presupuestaria en los municipios de mayor crecimiento. Alguien debe asumir la responsabilidad.

 Trabajan para desviar la atención. Con acciones político-judiciales, el MAS está desarrollando la estrategia de desviar la atención de aquellos temas que le incomodan a la cúpula de ese partido político. ¿Qué es de los ‘narcoaportes’? El anuncio de investigación quedó en eso nomás. El Ministerio Público mira a un costado, el Tribunal Supremo Electoral ni siquiera ha considerado qué hará con los pedidos que llegaron para que se investigue y se sancione, en caso de comprobarse que algún militante del MAS hubiera recibido dinero del ‘narco’ para la campaña. Y ahora resulta que el denunciante se fue de vacaciones.

Tags