OpiniónOPINIÓN

Cara a Cara

.

3 de agosto de 2022, 4:00 AM
3 de agosto de 2022, 4:00 AM

Únicamente a ciertos especímenes de la raza humana se les puede atribuir y hasta reconocer un muy alto grado de estupidez cuando en el cenagoso terreno de la política criolla, buscan réditos sin escrúpulo alguno. Son capaces de hacerlo incluso en medio de la tragedia más lacerante, en vez de ocuparse de las causas reales que la provocaron y de mitigar las angustias de quienes la sufrieron. Un muy despistado ministro de Estado, algunos parlamentarios, concejales y otros representantes oficialistas se dedicaron a atizar el fuego creyendo haber descubierto en una entidad y autoridad cruceñas a los ‘culpables’ del desastre y los señalaron alegremente como tales.

 Lo hicieron sin inmutarse cuando todavía no se habían enfriado los ambientes calcinados del mercado Mutualista en la capital cruceña, tras el devastador incendio que se desató la noche aciaga del domingo convertida en un auténtico infierno. Eligieron el peor momento para realizar sus mezquinos cálculos cuando embargados por el dolor y la impotencia, miles de comerciantes lo habían perdido todo al convertirse en cenizas sus inversiones y esfuerzos. Cuando heroicos y sacrificados bomberos arriesgaron hasta su propia existencia combatiendo las amenazantes llamas y la humareda tóxica en las condiciones más precarias. Cuando la ciudadanía espantada por lo ocurrido expresaba su solidaridad a los afectados. Cuando, en suma, la situación demandaba seriedad y sensatez, actores políticos oportunistas y embusteros saltaron a escena para desempeñar un papel grotesco.

Tags