OpiniónOPINIÓN

Cara a Cara

c

10 de agosto de 2022, 4:00 AM
10 de agosto de 2022, 4:00 AM

El valor cívico de los cruceños ganó las calles por segundo día consecutivo. Apuntaló el paro por un Censo 2023 “oportuno y transparente”, una lucha del Comité Interinstitucional que condujo una Uagrm recuperada de su ostracismo. Con beneficio para todas las regiones del país, la demanda se dejó sentir con fuerza y firmeza porque el gobierno fue incapaz de atenderla y ofrecer una explicación clara por la postergación de la encuesta hasta 2024.

  “Que los radicales no se hagan la ilusión de dialogar con el Gobierno”, bramó un exaltado vocero presidencial. En vez de tender puentes para el reencuentro y afanado en descalificar la masiva y espontánea movilización ciudadana. Tampoco pasó inadvertido el desplazamiento de un par de impresentables ministros que, apoyados por una Policía complaciente, atizaron el conflicto promoviendo la confrontación entre bolivianos. Acaso por ser el más torpe, uno de ellos se mostró impávido junto a forajidos organizados para el desbloqueo violento en algunas partes de la ciudad.

 El des-gobierno municipal, enredado en escándalos con frecuencia inusitada, durante el paro sufrió el ‘robo’, sin denuncia inmediata, de una camioneta de su registro. El mismo vehículo transportó pandilleros que agredieron a ciudadanos en la protesta pacífica. Podrían ser los mismos que pernoctaron en el edificio central de la Alcaldía, convertido además en depósito de un arsenal de petardos de alto poder explosivo. Al igual que el supuesto ‘atentado’ contra la casa del alcalde, todo debe aclararse. Que no quede basura bajo la alfombra.

Tags