OpiniónOPINIÓN

Cara a Cara

7 de septiembre de 2022, 4:00 AM
7 de septiembre de 2022, 4:00 AM

Aunque sigue siendo mandamás del ‘instrumento político’, por lo menos hasta octubre cuando los azules elegirán nuevos mandos, Evo Morales ya no tiene la última palabra y su liderazgo parece estar en fase de agotamiento. Nunca antes nadie había osado contradecir o desmentir al cocalero. Lo han hecho dos ministros de Estado, además del responsable de la ABC donde estalló una denuncia de corrupción por coimas millonarias para adjudicarle un proyecto carretero a una empresa china. En el programa radial en el que se atrinchera cada domingo, el ‘jefazo’ se explayó con el caso de la ABC pero, una tras otra, sus afirmaciones fueron desmentidas y entonces optó por guardar silencio. Al fin y al cabo, el poder no dura para siempre.

 Tras una revelación en ¡Qué Semana! de EL DEBER Radio, ha cobrado nuevo impulso, -tras casi un mes de soporífero adormecimiento-, la investigación sobre la presencia de una bandada de jovenzuelos y un arsenal de petardos de alto poder explosivo en el edificio central de la Alcaldía Municipal durante la movilización ciudadana por el censo en agosto pasado. Un concejal de UCS es señalado por el secretario responsable de la administración edilicia como ‘anfitrión’ de los intrusos en el lugar. Dejando de bostezar, la Fiscalía también debe acelerar las indagaciones sobre el supuesto atentado contra la vivienda del alcalde Jhonny Fernández y el uso irregular de vehículos municipales contra la protesta cívica. En estos casos, la búsqueda de la verdad debe imponerse a la impunidad.

Tags