Opinión

OPINIÓN

Cara a Cara

14 de septiembre de 2022, 4:00 AM
14 de septiembre de 2022, 4:00 AM

Han transcurrido 40 años desde el retorno a la democracia en el país. En todo ese tiempo se sucedieron 11 presidentes constitucionales empezando por Hernán Siles Zuazo que gobernó Bolivia desde 1982 hasta 1985 antes de ceder el cargo a Víctor Paz Estenssoro que ejerció el mando presidencial entre 1985 y 1989 después de haberlo hecho entre 1952 y 1956 y desde 1960 hasta 1964. Luego gobernaron Jaime Paz Zamora, Gonzalo Sánchez de Lozada en dos periodos entre 1993 y 1997, 2002 y 2003, Hugo Banzer Suárez, Jorge Quiroga Ramírez, Carlos Mesa, Eduardo Rodríguez Veltzé, Evo Morales, Jeanine Áñez hasta llegar al actual mandatario Luis Arce.

 El más discreto entre estos jefes de Estado fue Paz Estenssoro, cuyo retiro de la vida pública fue completo. Rehusó inmiscuirse en la política interna de su partido o difundir opiniones sobre la marcha del país. Aunque con sus luces y sombras, fue catalogado como el más influyente estadista boliviano en la segunda mitad del siglo XX hasta su muerte el 7 de junio de 2001. Tenía 93 años y se había refugiado en su hacienda de San Luis en Tarija, donde se dedicó al cultivo de vides.

 En afán indisimulado y desmedido de gozar otra vez de las mieles del poder que ejerció por casi 14 años, Evo Morales -ahora en áspera pugna interna del masismo y con algunos ministros del gabinete del “hermano Lucho”- es el más activo y mediático de los expresidentes bolivianos. Y lejos parece estar de retirarse a sus cuarteles de invierno para cuidar su cato de coca o vender tambaquí frito en Chapare como lo prometió públicamente alguna vez.

Tags