OpiniónOPINIÓN

Cara a Cara

19 de septiembre de 2022, 4:00 AM
19 de septiembre de 2022, 4:00 AM

Casi todos los ministros se volcaron a Expocruz. A diferencia del año pasado, llegaron el presidente y su gabinete a la inauguración de la Feria Exposición. El discurso también fue llamativo. Luis Arce dijo en ocho ocasiones que es necesario integrar todas las formas de producción y pidió un trabajo conjunto para no poner en riesgo la economía. La señal es buena, pero debe estar acompañada de hechos que demuestren que la intención es verdadera. Reconocer el aporte del sector privado a la recuperación económica es un paso importante. Decirlo en Santa Cruz es significativo. No obstante, el mandatario debe saber leer también el mensaje de la población, ahora reflejado en la urgente necesidad de un censo, una redistribución de recursos económicos y respeto al modo de producción y de vida de los habitantes de esta tierra.

 Qué gusto da pasear por las calles de Expocruz. Se respira un aire puro. No me refiero al medio ambiente, ahora contaminado por el humo de los chaqueos, sino a la alegría y esperanza con que miles de emprendedores lo apuestan todo; a la mancomunidad con la que se relacionan expositores de Santa Cruz, sus provincias, de otros departamentos y de otros países que ven una ventana de oportunidades. Se respira paz, porque no hay nubarrones políticos que buscan trabar las alianzas y los negocios. Así como hay 2.000 expositores, más de medio millón de visitantes llegarán hasta el predio ferial para consumir lo que allá se oferta. Estos días generan un clima de ilusión porque muestran que se puede vivir en armonía y en mutua colaboración. Ojalá todos lo entendieran de esa manera.

Tags