OpiniónOPINIÓN

Cara a Cara

20 de septiembre de 2022, 4:00 AM
20 de septiembre de 2022, 4:00 AM

Los vecinos logran que el debate sobre las losetas del centro cruceño entre al Concejo Municipal. No solo eso, también consiguieron que las obras se paralicen momentáneamente, mientras se pretende que las reformas en el casco viejo sean producto de un plan integral y que la improvisación no sea la norma. El alcalde, Jhonny Fernández, afirma que sacar las losetas y poner pavimento es solo una parte de los trabajos que se realizarán; que habrá soterrado de cables, aunque se dice que en CRE ni han escuchado hablar de esa intención. Afirma que menos micros entrarán a las calles céntricas, pero nadie mueve un dedo y el caos es cada día mayor. Entretanto, las casonas se vuelven cascarones que en su interior son garajes, otras se caen a pedazos y el casco viejo de Santa Cruz de la Sierra provoca ganas de llorar. O, quizás, más ganas de llorar dan las sucesivas autoridades que poco amor tienen por esta noble tierra.

 Desde la Casa Grande del Pueblo se filtra que hay un clima de incertidumbre, porque Bolivia tiene nuevo presidente. Andrónico Rodríguez gobernará durante dos días, en ausencia de Luis Arce Catacora y David Choquehuanca. Rodríguez es hombre del ala fiel a Evo Morales y la razón de la incertidumbre es que se atreva a cambiar a algún ministro, a lo que se ha rehusado el mandatario titular. Según las críticas del bloque duro del MAS, en la mira están Eduardo del Castillo, de Gobierno; Edgar Montaño, de Obras Públicas; Iván Lima, de Justicia; y hasta Edmundo Novillo, de Defensa. ¿Osará provocar un golpe de timón? En tiempos tan tensos para el masismo, una acción así puede causar un cisma.

Tags