OpiniónOPINIÓN

Cara a Cara

.

25 de septiembre de 2022, 6:00 AM
25 de septiembre de 2022, 6:00 AM

Va cayendo el telón de los fastos septembrinos en un mes ensombrecido pese a los colores de la recién llegada primavera. Y es que, en particular los cruceños, tuvimos motivos para entristecernos porque se apagaron los ecos de la guitarra de José René Moreno. Aunque consuela saber que su legado extraordinario será atesorado por siempre en nuestro acervo musical. De otro lado, se extingue un festejo departamental desaliñado por las rencillas entre autoridades que no han dado la talla en la conducción de la ciudad y de la región que más gravitan en Bolivia, aunque con enormes problemas que resolver en una muy compleja y desafiante coyuntura. Que no permite liderazgos carentes de confiabilidad e idoneidad. A rectificar el rumbo cuanto antes. Santa Cruz no puede ir a la deriva en medio de aguas turbulentas.

Este domingo, después de diez días, la Expocruz 2022 cierra sus puertas como una de la más brillantes y exitosas desde su primera versión hace algo más de medio siglo. El evento de mayor convocatoria nacional, además de mover la economía y generar empleos, superó expectativas en todo sentido: Masiva asistencia de público, mayor cantidad de expositores, más de una veintena de delegaciones internacionales y mucho para ver en emprendedurismo, creatividad y productividad. La ganadería y su alta genética otra vez apuntaron alto, al igual que la rueda internacional de negocios con más de $us 105.5 millones en intenciones. En fin, se cumplió el gran desafío de montar la más grande y mejor vitrina de Santa Cruz para el país y el mundo.

Tags