Opinión

OPINIÓN

Cara a Cara

25 de noviembre de 2022, 4:00 AM
25 de noviembre de 2022, 4:00 AM

35 días de paro indefinido. ¿Qué pensarán, por ejemplo, los dueños de la franquicia del café con logo de sirena en el círculo verde cuando reciban el informe del mes y diga: Ingresos en Bolivia: cero? Lo más probable es que terminen yéndose del país, o quizá incluso no les crean a los franquiciatarios cuando escuchen que la ciudad más importante de Bolivia lleva un paro de 35 días.

 Hay algo, en esta historia, que no hay que perder de vista, y es la génesis del conflicto. El paso de los días suele clavarnos un puñal por la espalda y nos hace mirar nuestras pequeñas miserias cercanas y nos hacen olvidar el origen, el nombre del protagonista que desató esta batalla que nadie quería. Y en este caso se llama Gobierno.

 Es el Gobierno el que tiene la gran responsabilidad de que la región más poblada y económicamente más estratégica del país lleve cinco semanas en paro: ellos son quienes no hicieron su trabajo. Tuvieron una década para organizar un censo. Y no lo hicieron.

 Ellos son los embusteros, los que hicieron gala de incapacidad, los que nos mintieron, los que nos dijeron que todo estaba en orden para hacer el censo el 16 de noviembre, ellos son los ineficientes y sin embargo no hay un solo funcionario suspendido del INE. Y el presidente Luis Arce que no se sienta vencedor de nada: él es el gran perdedor, el del papelón internacional, el que demostró que es incapaz de resolver un problema grave, el que se aplazó como gestor. Desde el exterior lo ven, seguramente, como el hazmerreír de la región. Fin de la triste historia.

Tags