OpiniónOPINIÓN

Cara a Cara

3 de enero de 2023, 4:00 AM
3 de enero de 2023, 4:00 AM

El libre ejercicio del periodismo está vulnerado en Santa Cruz. Son al menos cuatro periodistas que han sido atacados. A uno de ellos le dispararon a quemarropa en plena cobertura, a otro lo llenaron de balines en el cuerpo, un tercero perdió su vehículo porque lo quemaron y al cuarto también lo agredieron por reflejar lo que pasaba en las calles. Al menos tres de ellos fueron atacados por policías. Los reporteros deben trabajar con cascos y máscaras antigases. ¿Eso es normal para el Estado que no garantiza el derecho a informar y a estar informado? Hay que preguntar si el Gobierno está en condiciones de garantizar ese derecho humano en el territorio boliviano.

 Hay un número indeterminado de heridos en Santa Cruz. Y hay algunos que tiene lesiones irreversibles. Son víctimas de la represión policial, que ha sido más que brutal. El ministro de Gobierno, Carlos Eduardo Del Castillo, afirma que la institución verde olivo hizo y hará uso proporcional de la fuerza. Habrá que preguntar proporcional a qué, porque ninguna de las manifestaciones atacadas por las fuerzas del orden justifica la agresividad y violencia con que actuaron los policías en Santa Cruz.

 Una marcha de mujeres llegó hasta el Comando de la Policía y obligó a que uno de los jefes departamentales salga a dar la cara. Desde el paro de los 36 días, fueron pocas las ocasiones en las que se vio al comandante dar explicaciones a la ciudadanía respecto a la conducta de los uniformados, muchos de ellos traídos como refuerzos desde otros departamentos. Sin embargo, aún no se ha escuchado nada sobre por qué los policías quemaron motocicletas o dispararon a quemarropa a los manifestantes.

Tags