31 de enero de 2023, 4:00 AM
31 de enero de 2023, 4:00 AM

¿Ser o parecer? La nueva currícula educativa, impartida sin capacitar a los gestores del conocimiento (maestros), es para “parecer”; es decir para afirmar que en la escuela se enseña robótica, inglés y ajedrez, pero en la práctica, los docentes no saben cómo hacerlo porque no fueron capacitados de manera adecuada. Quizás, esa simulación de avance educativo ayude a tener buenos informes de gestión en un ministerio o a decir que la formación escolar es vanguardista, cuando en realidad no están dadas las condiciones para ello.

 La nueva tendencia mundial apunta a que el estudiante combine teoría y práctica; a aprender haciendo, con lo que debería desterrarse la memorización de conceptos solo para los exámenes. Lamentablemente, esta mala práctica sigue vigente en la mayoría de colegios. Cuando desde el Estado central se plantea que el primer año se enseñará robótica y ajedrez en teoría, lo que se hace es seguir la onda de la repetición, lo que implica no resolver el fondo del problema.

Los maestros deben actualizarse cada día por la enorme responsabilidad que tienen. Pero el Ministerio de Educación debe dar las condiciones para ello. No hacerlo es incoherente y dañino para los niños y jóvenes bolivianos. Pero no alcanza con evaluar solo a los maestros. La educación en Bolivia debería dar examen cada año; es decir, tendría que estar sometida a mediciones internacionales. Pero hace muchos años (por lo menos una década) se han evitado estas certificaciones y la formación de los niños y adolescentes marcha a ciegas, sin saber si serán competitivos con profesionales de la región y el mundo.

Tags