1 de febrero de 2023, 4:00 AM
1 de febrero de 2023, 4:00 AM

Entre las ciudades del eje central, la nuestra probablemente tiene el mayor registro de personas en ‘situación de calle’ y que viven en condiciones de especial fragilidad y precariedad, como incidencia de niveles de pobreza e indigencia que, lastimosamente, alcanzan a amplios segmentos poblacionales. Hombres, mujeres y niños, incluso con criaturas cargadas en brazos, buscan subsistir en los cruces de las principales avenidas cruceñas. Lo hacen limpiando vidrios, vendiendo golosinas y ensayando números de malabarismo. O simplemente implorando por una moneda que los conductores de vehículos al paso dejan en sus manos…aunque a veces quedan vacías.

 Los cuadros más lacerantes son ofrecidos por quienes sufren de alguna discapacidad física o enfermedad. No obstante, en el afán de despertar un sentimiento compasivo que se traduzca en una pequeña ayuda monetaria, sus propios familiares los exponen a las inclemencias del tiempo durante largas jornadas. Trayectorias laborales accidentadas, rupturas familiares, consumo de drogas y alcohol o la búsqueda de mejores condiciones de vida que no encuentran en sus lugares de origen, -tal el caso de muchos migrantes-, también tienen que ver con estos cada vez más numerosos y preocupantes desplazamientos humanos. A las autoridades habrá que demandar la aplicación de políticas sociales efectivas que contribuyan a la inclusión, a evitar la discriminación y a aliviar el drama de quienes, nuestros semejantes, parecen condenados a vivir en la calle, en el mayor infortunio.

Tags