OpiniónOPINIÓN

Cara a cara

.

18 de febrero de 2023, 23:30 PM
18 de febrero de 2023, 23:30 PM

Siendo muchacho, conocí y disfruté el Carnaval de la calle que es esencia pura de la ‘fiesta grande’ de los cruceños y que empezará a vivirse desde este domingo hasta el martes inclusive. Fue junto a los tradicionales Cunumis, una de las tres grandes comparsas en las que mi padre Pedro se daba modos para compartir con buenos amigos que también los tenía entre los Patrones de la ‘frater’ y los Tauras de gran corazón. Creo haber sido adoptado como ‘mascota’ de aquella señorial agrupación ‘cunumi’ y con la que curioso e incansable, recorrí las arenosas calles de la ciudad. De canto a canto, bajo el sol ardiente o la lluvia de temporada. Por si fuera poco, la banda de un maestro y trompetista excepcional como Zoilo Saavedra, acompañó mis primeras e involvidables andanzas carnavaleras.

 De ‘puguilla’ pasé a formar parte de los Pichiroses,  una de las comparsas juveniles más numerosas y que presidí al despuntar los años 70 cuando tuve que aprender, muy rápido, a conducir un tractor para luego remolcar, -bajo inminente demanda por daños y perjuicios-, una enorme chata que un ingenio azucarero norteño nos había alquilado para utilizarla en el Corso y que los comisionados de la comparsa ‘olvidaron’ devolver. Cuando era principalmente integrada por periodistas de distintos medios de comunicación, salí con la Crema Camba y también disfruté un par de carnavales con los Badulaques. Desde hace ya un tiempo largo vengo compartiendo con los siempre alegres y dos veces coronadores Cachivachis que también son mis queridos fraternos. ¡Y que viva el Carnaval!

Tags