20 de abril de 2023, 4:00 AM
20 de abril de 2023, 4:00 AM

Negación de la realidad. Pocas veces se ve que tantos sectores de la sociedad se movilicen por tan variadas demandas. Protestan por el paquete de “leyes malditas”, por el advenimiento de la Gestora, por la escasez de dólares, por el material educativo, por los ítems en salud, etc. Semejante magnitud de problemas debería merecer toda la atención de las instancias correspondientes, cosa que no sucede porque hay una crónica negación de la realidad. Resulta difícil resolver algo cuando ni siquiera se admite que existe un problema. Las pugnas internas del masismo tienen mucho que ver con esta negación.

 Andan en otro colectivo. Los asambleístas del oficialismo son los que más desconectados están de la realidad nacional. Tienen sobre sus curules ese “refrite” de leyes plagadas de terminología ambigua con olor a mordaza, cuando deberían estar ocupándose de los problemas que afectan al ciudadano de a pie. Mientras tanto, el presidente Arce habla de una economía que, según él, crecerá mucho más de lo que pronostican los organismos internacionales. No le queda otra que mostrarse desafiante, porque cada vez que su Gobierno busca algún apoyo externo, aparece el del Chapare para acusarlo de someterse al imperio. Por su lado, el ‘vice’ Choquehuanca sigue pregonando ante su gente que la actual falta de platita es atribuible, cuándo no, al golpe. Por lo menos admite que hay quienes están obstruyendo la aprobación de créditos. Entre bomberos se están pisando las mangueras que da calambre, y no aparece nadie que ayude a bajar la temperatura de tanta preocupación ciudadana.     

Tags