9 de mayo de 2023, 4:00 AM
9 de mayo de 2023, 4:00 AM

El mito del Che desmitificado. La imagen del Che Guevara con su boina sintetiza el mito que se construyó en torno a su ideal de luchar por los pobres y exportar la revolución cubana a cada rincón del planeta. Pero la realidad es un poco más cruda que lo que trata de vender el marketing político. En sus “diarios de motocicleta” el Che decía: “El futuro pertenece al pueblo y, gradualmente o de golpe, la gente tomará el poder, aquí y en cada país. Lo terrible es que el pueblo necesita ser educado, y esto no se puede hacer antes de tomar el poder, sino después. Sólo el pueblo puede aprender a costa de sus propios errores, que serán muy graves y costará muchas vidas inocentes”.

Eso es lo que el Che pretendía imponer en Bolivia, sólo que en su camino se le cruzó el Gral. Gary Prado, quien, a lo largo de su vida, ha tenido que soportar el estigma de haber truncado esa fábula. Y hasta en su funeral, quienes se tragaron el mito, le negaron los honores que le correspondían por defender a su patria. Y nadie mejor que el Gral. Prado para contar lo que vio cuando atrapó a un guerrillero demacrado, derrotado y abandonado. Cuando le preguntó al Che por qué había venido a Bolivia, éste le respondió: “Es que la revolución no tiene fronteras”, a lo que Prado retrucó: “No, a mí no me discursee… dígame cuál era su interés de venir a Bolivia”.  Y ahí salió una respuesta más honesta: “Yo no tomé la decisión, quienes lo hicieron fueron de otros niveles”.

Luego de investigar más a fondo, el Gral. Prado llegó a la conclusión de que Cuba creó el mito para minimizar la derrota de su guerrilla en un país pequeño y ante un ejército poco equipado: “Empezaron a crear el mito del gran comandante, que de gran comandante no tenía nada… lo mandaron a Bolivia para librarse de él”.  

Tags