.

16 de julio de 2023, 4:00 AM
16 de julio de 2023, 4:00 AM

Como destino turístico, Bolivia parece tenerlo casi todo: paraísos naturales diversos, ciudades divertidas, historia interesante, gastronomía deliciosa, gente hospitalaria y buenos precios. Sólo nos faltan playas, las cuales son un imán fenomenal para atraer a turistas de todo el mundo. No obstante, la riqueza turística que sí tenemos da como para ser una potencia de esta industria sin chimeneas. Pero la realidad es otra. Bolivia supera sólo a Paraguay y a Nicaragua en número de visitantes, entre los países de Latinoamérica.

Sacando a República Dominicana y a su Punta Cana de estas comparaciones, no tenemos mucho que envidiar a las selvas de Costa Rica, a ciudades de México, a la cultura de Colombia, a la historia de Guatemala o a la gastronomía de Perú, pero lo cierto es que estos países atraen a muchos más turistas que Bolivia. Parecen tener alguna característica única que han sabido explotar muy bien.  

Así como cada lugar tiene sus encantos, también debe haber factores que desaniman a los visitantes. Colombia, por ejemplo, promocionó el turismo a punta de recalcar que el único riesgo que corría el turista era el riesgo de querer quedarse, una campaña que elevó a este destino al puesto número tres del ranking, sólo detrás de México y –ya saben–, esa bendita playa. ¿Cuáles serán los desencantos de Bolivia?... ¿Sus conflictos? ¿Sus bloqueos de vías? ¿el jetabulario de los políticos? ¿La extorsiva frase, “muéstreme su documento de identidad”? Mejor promocionemos el folclore boliviano del bueno, del genuino, del que hace de nuestra tierra ese lugar que no cambiaríamos por ningún otro en el mundo.

Tags