30 de julio de 2023, 4:00 AM
30 de julio de 2023, 4:00 AM

El humor caricaturiza la vida. Hasta las cosas serias y acartonadas son más digeribles si se las cuenta con sentido del humor, porque hay que despojarse de toda negatividad para poder reír a carcajadas. Por eso se dice que el humor es la mejor medicina. Y Les Luthiers son unos genios del humor. Y grandes músicos, por si fuera poco. Se despidieron de Santa Cruz este fin de semana –en su última gira– y el público cruceño los aplaudió de pie. Extrañaremos a Johann Sebastian Mastropiero trastabillando con el término “maniqueo”, que siendo una palabra que dice mucho del mundo de hoy –porque todo es blanco o negro, bueno o malo–, para Mastropiero puede que sea una especie de maní. Y es que él es una de esas personas que no ve el vaso medio vacío, sino que lo ve… medio sucio.

 Si Les Luthiers fueran bolivianos, probablemente nos ayudarían a no tomarnos las cosas tan en serio. Por qué hacerse de mala sangre por nimiedades, cuando, más bien, podemos reírnos de ellas. Seguro que estos artistas ya hubieran dilucidado dónde se debe realizar el congreso del MAS: si en Lauca Ñ o en El Alto. ¡Vamos muchachos, que sea en Lauca Ñ! Tiene un nombre más llamativo, ideal para que Mastropiero explique su significado. Y en temas más peliagudos, si el ministro Novillo fuera entrevistado por Les Luthiers –con un vaso medio lleno de wiski de por medio–, sobre la reunión con Irán, seguro que ya no trastabillaría explicando sobre los drones y otros “dronedarios” (curioso animal con joroba) adquiridos. Esta explicación dejaría tranquilos a los del imperio, a quienes también les hace falta relajarse con una buena dosis de humor.  

Tags