31 de julio de 2023, 4:00 AM
31 de julio de 2023, 4:00 AM

El centro de Santa Cruz de la Sierra clama a gritos ser salvado. La inseguridad es uno de los principales problemas, pero no es el único. De pronto, las calles históricas se han convertido en una especie de zona roja porque hay asaltos, porque los delincuentes entran a las casas y roban lo que pueden, porque en las noches hay boliches donde no solo se venden bebidas alcohólicas, sino droga y abundan las peleas y los escándalos. ¿En qué momento quedó así?

Hay un abandono. Las casas patrimoniales son cada día más escasas, porque se caen sin que nadie haga algo. Las veredas del centro son oscuras. Las calles están cubiertas por viejas losetas que se hunden y dejan baches eternos sin que alguien los repare. Si levanta la vista, la mirada se pierde en la maraña de cables que nadie podría deschipar, muchos de los cuales ya no sirven para nada. En las otrora vitrinas de negocios, hay abundantes letreros de ofertas en alquiler o venta porque los vecinos se están marchando.

Hay tanta historia que es muy doloroso ver que todo eso queda en el abandono y que se diluye la identidad que marcaron las viejas casonas y monumentos. El carril del BRT fue una de las causas de su muerte, pero no la única. Lo cierto es que falta amor ciudadano para recuperar esa parte esencial de esta urbe que ahora acoge a vecinos que llegan de todas partes del país y del mundo. Si a las autoridades no les importa, que les importe a los habitantes de esta tierra. No podemos dejar morir al centro cruceño.

Tags