.

8 de agosto de 2023, 4:00 AM
8 de agosto de 2023, 4:00 AM

Los números fríos suelen ser más fidedignos que los discursos calientes. El INE acaba de publicar datos sobre el empleo en Bolivia al primer trimestre de este año, los cuales parecen reflejar lo que se observa en el ajetreo urbano de todos los días. El laburo más común del país es el comercio, que alcanza a cerca de un 25% de todas las ocupaciones. En otras palabras, uno de cada cuatro trabajadores es comerciante. Los manufactureros se ubican en un segundo lugar, con cerca del 14%; luego vienen los expendedores de comida y alimentos, con el 11%; seguido por los que se dedican al transporte y almacenamiento, con un 10%. Si sumamos estas cuatro categorías obtenemos un 60%, lo que significa que las principales ocupaciones del país son mayormente obreras. Ni en sueños aparecerían en la cima los empleos relacionados a la ciencia, tecnología, humanidades u otros que requieran formación universitaria.

Los datos sobre exportaciones también reflejan una realidad un tanto primaria. Los envíos de oro generaron cerca del 22% de las divisas que ingresaron para el país en la pasada gestión, seguidos muy de cerca por los envíos de gas natural. Los derivados de la soya completan el podio de los tres productos estrella del país, que, en conjunto, comprenden cerca del 58% del valor exportado. Vale decir que nuestra oferta exportable tiene muy poco valor agregado. Y nótese que las principales actividades laborales arriba mencionadas casi no tienen incidencia en lo que vendemos en el exterior. En conclusión, hay mucho por hacer para mejorar la calidad del empleo y de lo que exportamos.     

Tags