.

27 de agosto de 2023, 4:00 AM
27 de agosto de 2023, 4:00 AM

Casi no ha habido invierno este año. El surazo de inicios de junio fue el único que se hizo respetar, y esto no es motivo para alegrarse, por más que a uno le disguste el frío. El calentamiento global ya comienza a generar estragos en ciertas latitudes o a dar señales de cosas peores que pueden venir. Una investigación científica predice que la temperatura promedio de Santa Cruz en los próximos años se elevará en 3,2 grados centígrados. ¿No parece mucho? Veamos cuán sensible es nuestro planeta a este calentamiento.

Los arrecifes son estructuras vivas que le dan sustento a cerca del 25% de todas las especies que habitan los océanos. Producto del calentamiento global, las temperaturas de esas aguas vienen incrementándose lentamente, lo cual está provocando la muerte de esas estructuras vivas a un ritmo vertiginoso. Si la temperatura promedio de los mares aumenta en tan solo 2 grados, los arrecifes desaparecerán por completo. Y si eso sucede, algunos países sufrirán hambrunas por una drástica caída de la pesca.

El mundo no está haciendo lo suficiente para reducir las emisiones de gases que producen el calentamiento. Menos mal que existen fundaciones que se dedican a contrarrestar esos efectos. En el caso de los arrecifes, se han creado viveros en los que reproducen esos corales vivos para luego implantarlos en el hábitat natural. En Santa Cruz también hay personas que de manera silenciosa organizan brigadas de niños y jóvenes para plantar árboles en diversos lugares. Para nosotros, estos árboles son tan vitales como los arrecifes son para el mar. Apoyemos estas iniciativas para que no lleguemos a ese fatídico incremento de 3,2 grados.

Tags