5 de septiembre de 2023, 4:00 AM
5 de septiembre de 2023, 4:00 AM

Después de un tiempo largo volví al Jardín Zoológico que lleva el nombre de Noel Kempff Mercado, un cruceño notable cuya obra mucho ha tenido que ver con el estudio y la conservación de nuestra flora y fauna. Mi nieto Gael fue acompañante ideal en el paseo por el ‘Zoo’ cruceño, bastante concurrido los fines de semana. Gente menuda es la de mayor afluencia por la curiosidad y el atractivo que despiertan cientos de especies diversas.

 La limpieza y el orden es más que aceptable en el lugar. El recorrido de los visitantes lo facilita una buena señalización como también la ficha técnica que identifica a cada uno de los animales cautivos, incluyendo sus características y hábitos. No deja de llamar la atención la presencia de un cóndor de la fría y escarpada cordillera andina en plena y calurosa llanura oriental. Ídem la de algunos camélidos, como llamas y alpacas, que no deben sentirse muy a gusto con las elevadas temperaturas de la región.

En un islote rodeado por canales de agua, habitan monos de diferente especie. Uno de los graciosos primates estaba afanado en consumir el contenido de una botella de…¡energizante! Y cerca suyo, otro relamía el envoltorio de un paquete de galletas. Ambos productos fueron lanzados desaprensivamente desde el sector del público. Al igual que un gendarme municipal que recorría el lugar, no me fue posible visualizar al autor de la ocurrencia, producto de su ignorancia supina. Eso sí, quedé casi convencido de que entre la especie humana hay bípedos implumes que deberían vivir enjaulados.

Tags