6 de septiembre de 2023, 4:00 AM
6 de septiembre de 2023, 4:00 AM

Partidos amañados, corrupción en el fútbol. Esa es la vergonzosa noticia de las últimas horas. Presidentes de clubes, futbolistas y árbitros son señalados por estas conductas antiéticas y que rayan en el delito. Los dirigentes de la Federación Boliviana de Fútbol decidieron anular los torneos en vigencia y generar uno que sea relámpago para definir campeonatos internacionales y descensos. Es todo un escándalo. Lo real es que la corrupción ha sido sacada a la luz en una disciplina que desata pasiones y en la que Bolivia suele tener muy malos resultados.

Es corrupción que asquea porque está en todas partes. Pero lo peor es la decepción que provoca en los bolivianos. Hay que resaltar a los honestos, pero hay que castigar a quienes mandan todo por la borda con tal de enriquecerse a cualquier precio. Que las últimas decisiones provoquen cambios de fondo y que no sean simple show para que, a la larga, se mantenga todo tal cual.

El Cristo que vende somó es la obra de la artista Belén Abella y el escultor Sergio Rivero. Ha causado polémica entre quienes no entendieron el simbolismo de representar al esfuerzo y el trabajo sobre las manos de Cristo. La indignación estalló en las redes y la Alcaldía decidió retirar la escultura para que no sea dañada. Pero ocurrió lo que suele ocurrir, la polémica de quienes rechazan hacen que el objeto rechazado sea más visible. Y así, la artista y el escultor consiguieron que su obra esté en la conversación de la gente. Ellos dirán: Misión cumplida.

Tags