8 de septiembre de 2023, 4:00 AM
8 de septiembre de 2023, 4:00 AM

La Procuraduría General del Estado (PGE) es un ente de representación jurídica pública que se encarga de promover, defender y precautelar los intereses estatales. Es la ‘pega’ que acaba de asumir César Siles, antes viceministro de Justicia. El miércoles lo posesionó el presidente Luis Arce, tras relevar, sorpresivamente, a Wilfredo Chávez, quien se fue tirando la puerta para irse adonde valoren y requieran sus servicios. Dijo además que no lo echaron de la PGE, que él había renunciado.

 El exfuncionario de cabellera tupida atribuyó a un “clan de la mentira” la versión de que en su gestión, el país había perdido por goleada (¡11-0!) juicios internacionales. Se lo consideraba como el último eslabón ‘evista’ en la cúpula gobernante. Para señas mayores, Chávez es/era abogado personal del cocalero Evo Morales, fue quien propuso un reconteo de votos en el grotesco fraude electoral de 2019 y se metió, sin tener vela, en el bullado caso de pederastia cometida por unos curas bolivianos.

 De su lado, el nuevo contralor habló de un ‘cambio de timón’ en la Procuraduría mientras en El Alto, de donde es oriundo Siles, baten palmas porque Chávez no tenía buenas migas con la alcaldesa Eva Copa y además lo señalaban como desestabilizador mimetizado del régimen arcista. Copa agradeció al jefe de Estado por haber escuchado el pedido de la alteñidad. A propósito ¿Arce le prestará oídos a la cruceñidad en su demanda por seguir consumiendo agua sin contaminar. O se dejará llevar por la chapucería de uno de sus ministros sobre un crucial tema?

Tags