.

4 de octubre de 2023, 3:00 AM
4 de octubre de 2023, 3:00 AM

Con la ‘hermandad’ fracturada, fue instalado el congreso nacional del Movimiento Al Socialismo (MAS) en Lauca Ñ, una pequeña comunidad del trópico cochabambino reconocida como feudo de Evo Morales y donde el ingreso fue restringido a masistas de probada militancia. El grito de ‘traidor’ contra el ‘hermano Lucho’ retumbó en el coliseo colmado por sus adherentes cuando el caudillo cocalero, al hacer uso de la palabra, pidió que Luis Arce y David Choquehuanca no los gasificaran luego de haberse denunciado a policías de élite infiltrados en el acto. 

Sin duda, cuando las deliberaciones toquen a su fin el jueves, Evo quedará ungido formalmente como candidato del MAS en las elecciones generales de 2025. Aunque los denominados ‘interculturales’ y otras organizaciones sociales, como la COB y las Bartolinas, que no fueron tomadas en cuenta en la convocatoria, han anunciado un ampliado de emergencia para analizar las conclusiones del polémico cónclave. Casi al mismo tiempo, el jefe de Estado dejó escuchar su voz de protesta por el ‘atropello’ contra quienes sostienen, desde las bases, al partido azul. 

En medio de la agria disputa partidaria, la única coincidencia entre evistas y arcistas ha tenido que ver con un destino lejano. En Moscú, capital de Rusia, aterrizó una delegación de diputados y senadores encabezada por Andrónico Rodríguez, presidente del Senado. Lo hizo para participar de una conferencia parlamentaria internacional. Ante una oposición absorta, el desencuentro masista, cada vez más acentuado, anticipa nuevos y escabrosos capítulos.​

Tags