.

12 de octubre de 2023, 3:00 AM
12 de octubre de 2023, 3:00 AM

Argentina está que arde. La pugna electoral se pone cada día más tensa entre los tres principales candidatos. Las elecciones son el 22 de octubre y, mientras tanto, la fiebre se siente en las calles. La cotización del dólar trepa sin parar y ya superó los 1.000 pesos por cada moneda estadounidense. Los aspirantes a la Casa Rosada presentan sus fórmulas para superar el problema y la ciudadanía busca en quién creer, a sabiendas de que cada día el bolsillo está más flaco. Las encuestas dan como favorito a Javier Milei y él entusiasma a muchos por sus planteamientos disruptivos, pero habrá que preguntarse si son realizables. El problema de este escenario es que la decisión del voto no se va a tomar con la cabeza fría y lo que se elija habrá que soportarlo en los próximos años. Ojalá que Argentina elija bien, porque lo que pase por allá tendrá impacto directo en Bolivia.

 Bolivia también se prepara para un año altamente político. En 2024 se prevé que haya elecciones judiciales, elecciones primarias y se realizará el Censo de Población y Vivienda. Todo esto generará un contexto complicado y probablemente la realidad sea distorsionada por los intereses partidarios, ya que cada uno de ellos intentará llevar agua a su molino. Lamentablemente serán dos años de poco avance o, al menos, los avances no estarán diseñados solo por el bien de la ciudadanía, sino por el rédito que puedan dejar. A prepararse entonces para recibir con pinzas los mensajes provenientes de la clase política.

Tags