.

9 de noviembre de 2023, 3:00 AM
9 de noviembre de 2023, 3:00 AM

“Pronto realizaremos por primera vez en nuestra historia pruebas de logros de aprendizaje y diagnósticas en primaria y secundaria al mismo tiempo, que nos darán una radiografía de cómo estamos, midiéndonos también con otros países”. Desde mi punto de vista, esa es la mejor noticia del mensaje del presidente Luis Arce, al comenzar su cuarto año de mandato. Primero, porque deja atrás la absurda creencia de que las mediciones son instrumentos del imperialismo; segundo porque solo mirándose comparativamente con otros sistemas educativos se puede saber realmente cómo es el avance de la propia formación de niños y adolescentes. Enhorabuena para la iniciativa. Y hay que esperar que se concrete y que no quede como la promesa de un discurso presidencial.

 Y ya que al presidente se le ha ocurrido ponerle atención a la educación, es importante subrayar que el mundo avanza sin freno en el uso de herramientas tecnológicas en el aula escolar y universitaria, como la inteligencia artificial, por ejemplo. Para estar a la altura, es urgente que se dé un salto en conectividad y velocidad de internet en Bolivia. También es tiempo de que las autoridades educativas sepan que no alcanza una ley o un decreto para introducir robótica y otras materias de última generación en las aulas, si los docentes no son capacitados con tiempo.

 La puerta ha sido abierta. Será bueno evaluar la educación, pero esto debe ir acompañado de reformas de fondo, que pongan a los estudiantes bolivianos en las grandes ligas del mundo. La capacidad de dominar las herramientas que ofrece la tecnología va a marcar la diferencia entre atraso y avance social, económico, cultural, etc.

Tags