.

21 de enero de 2024, 3:00 AM
21 de enero de 2024, 3:00 AM

En vísperas del 15 aniversario del Estado Plurinacional de Bolivia y que motivará el mensaje presidencial de Luis Arce, persiste la pulseada rabiosa e irreductible de arcistas y evistas. Puede ser una conmemoración ‘sui géneris’ si en pleno festejo, el ala que respalda al caudillo cocalero cumple su amenaza de bloquear indefinidamente, desde este lunes, todas las carreteras del país. Es una medida de presión bajo patente de Evo y “confirmadísima” por uno de sus testaferros, dizque contra la prórroga de mandato de los magistrados y en demanda, a la hora nona, de elecciones judiciales.

 La respuesta del Gobierno no se hizo esperar. De un lado tildó de irresponsable y abusivo el anuncio del bloqueo, anticipando el fracaso de una medida que al país puede costarle la friolera de $us. 121 millones/día. Del otro, denunció que se busca propiciar un ‘golpe de Estado’ mientras que el jefe de Estado ha citado a un supuesto ‘Pacto de Unidad’ como impulsor de la protesta entre ‘pactos de sangre y cuoteos’.

Con matices peculiares, mientras arcistas y evistas se gruñen y pelan los colmillos, es más que evidente que a tres lustros del advenimiento del Estado Plurinacional que reemplazó a la República de Bolivia con la CPE de 2009, el masismo empoderado y ahora ferozmente dividido, es incapaz de “garantizar la convivencia en armonía y respeto a la igualdad de cada uno de los bolivianos”, tal como se aseguraba en tiempos mucho más serenos y felices para conductores y seguidores de un ‘proceso de cambio’ en fase terminal.

Tags