.

23 de enero de 2024, 3:00 AM
23 de enero de 2024, 3:00 AM

“Occidente está en peligro”. Fue la frase que eligió el presidente de Argentina, Javier Milei, para iniciar su enérgico discurso en Davos. Advirtió de los peligros que corre Occidente si abandona el modelo de libertad en favor del colectivismo. Para Milei, el capitalismo de libre empresa es la clave para aliviar la pobreza global. El argumento se centra en la idea de que los líderes actuales han ignorado este sistema, causando así más problemas que soluciones a la sociedad.

En contraste con los críticos que consideran que el capitalismo es individualista, Milei sostiene que el colectivismo no contribuye al bienestar general. Afirma que la justicia social, financiada por impuestos coercitivos, es injusta y obstaculiza la producción al castigar a los capitalistas exitosos. En Bolivia tenemos el ejemplo de las restricciones a las agroexportaciones, que distorsionan el mercado, encarecen los precios, no permiten un mayor ingreso de dólares a la economía y perjudican a los inversionistas.

El ‘colectivismo’ ata a los empresarios, dificultándoles ofrecer mejores bienes y servicios a precios competitivos. Entonces, el presidente argentino cuestiona ¿cómo desde la academia se rechaza un sistema económico que ha sacado de la pobreza a más del 90% de la población mundial y que incluso aumenta la esperanza de vida? Su llamado es a reconsiderar el rumbo actual y reaplicar los principios de libre empresa para garantizar un futuro más próspero para todos. “Occidente está en peligro porque en aquellos países que deberíamos defender el mercado libre algunos abren las puertas al socialismo condenándonos a la pobreza y el estancamiento. El socialismo es un fracaso en lo económico, social y cultural”, señala.

Tags