.

26 de enero de 2024, 3:00 AM
26 de enero de 2024, 3:00 AM

Santa Cruz de la Sierra  es  una  de las  ciudades  del  país  que  mayormente  sufre  las  consecuencias  del  uso  y  abuso  de  los  espacios  públicos. También  padece por  la  falta  de  controles  eficaces  y  permanentes que  le  eviten  convertirse en mercado  persa o  poco  menos que  en tierra  de  nadie, tal como se lo puede percibir en medio de su crecimiento urbano con una tendencia anarquizante.

No  podía  ser más  lamentable  la  imagen  que nuestra  capital  ofrece  con aceras  y  hasta  calzadas  invadidas  por  comerciantes  ambulantes  en  muchos  barrios  del  centro  urbano  e  incluso  de las  zonas  periféricas.   Estos  arbitrarios  asentamientos  feriales  taponan  o  entorpecen  durante  muchas  horas  el normal  tránsito  de  vehículos  y de  personas  por  calles  y  avenidas.   Todas  estas  cosas  ensombrecen  el perfil  de  progreso  y  modernidad  de una  Santa Cruz  que   hoy   es   avanzada  demográfica  y  económico-industrial  del  país.

El  problema  se  agravará  si  no se lo  ataca  a tiempo,  toda vez que  se origina  en  múltiples  y  complejas  causas. Es necesario  que la capital cruceña muestre   la  imagen  que le  corresponde  como  ciudad  adalid  del  progreso  boliviano:  limpia   y  de  tránsito  tan  libre  como  ordenado  por  sus  calles  y  avenidas. Es de esperar que  alguna solución sea aplicada sin que corra mucho tiempo  y  que,   de una  vez  por  todas,  se  ponga  fin  al  uso  y  abuso  de  los  espacios   públicos en la urbe cruceña.

Tags