19 de febrero de 2024, 4:00 AM
19 de febrero de 2024, 4:00 AM

Se nos viene la noche, dice un refrán que presagia tiempos difíciles. Debido a la escasez de dólares, la semana pasada hubo varios anuncios desesperados de empresarios que pidieron soluciones urgentes para conseguir los insumos que permitan fabricar alimentos y medicinas, entre otros productos. El Gobierno se reunió con ellos para dar tranquilidad. Ahora se esperan señales que muestren un cambio porque urgen medidas que den certidumbre.

 Como presagiaran los economistas el año pasado, el costo será para todos. Las señales de alerta ya están encendidas. El Banco Central de Bolivia ha reconocido una “demanda inusual” de dólares, mientras que las casas de cambio y entidades bancarias reportan dificultades para satisfacer la solicitud de la divisa. Se necesita una nueva Ley de Inversiones que atraiga capitales extranjeros y ello será posible solo con seguridad jurídica. Además de liberar las exportaciones y reajustar el gasto en el sector público para reducir el déficit fiscal.

Y la inflación, el fantasma al que más le temen los gobernantes ya se siente. En Bolivia, los bajos precios han sido la bandera favorita del Gobierno, pero la falta de divisas presiona al alza el costo de los productos importados. Varias compañías -en sus redes sociales- anunciaron ajustes de hasta el 25% en sus precios. Recordemos que ninguna empresa trabajará a pérdida, pero el impacto será para el bolsillo de todos.

Tags