3 de marzo de 2024, 4:00 AM
3 de marzo de 2024, 4:00 AM

El Parque Nacional Madidi en el departamento de La Paz, ttiene una extensión de 1.895.750 Ha y es la región más biodiversa del mundo. Marcos Uzquiano y Raúl Santa Cruz son guardaparques del lugar que fueron sometidos a un injusto proceso judicial del que acaban de ser absueltos. Trataron de impedir que una caravana de vehículos y maquinaria pesada (Cinco retroexcavadoras, 10 volquetas y tres cisternas de combustible) ingresaran a la zona para realizar, -según publicó la agencia ANA Bolivia-, actividades de explotación minera ilegal en las riberas del río Tuichi. El hecho ocurrió en marzo de 

Ramiro Cuevas es conocido en el municipio de Apolo -uno de los accesos principales al Madidi-, por sus actividades en el interior del parque, aunque él dijo ser “un agricultor más de la tercera edad”. Fue quien presentó una denuncia penal contra los guardaparques por el delito de ‘difamación’ y ‘calumnia’ en su contra y aceptada por inefables administradores de (in) justicia en el país.

En el citado proceso no fue observado el principio de imparcialidad, lo que tampoco debe causar sorpresa. Ni la inobservancia de convenios internacionales que protejen a defensores del medioambiente. O que el Servicio Nacional de Áreas Protegidas (Sernap) negara su respaldo institucional a Uzquiano y Santa Cruz argumentando que es un “asunto privado”. De tal modo, son nomás demagogia pura los discursos sobre el cuidado del medioambiente en Bolivia, donde frecuentemente las palomas disparan contra las escopetas… y los guardaparques.

Tags