20 de mayo de 2024, 4:00 AM
20 de mayo de 2024, 4:00 AM

Los bolivianos soportan una ola de conflictos sociales que han paralizado la economía y provocan un clima de incertidumbre y zozobra. Entre enero y marzo de este 2024, se han registrado 272 movilizaciones, principalmente impulsadas por sectores sociales y políticos que reclaman mejoras en la situación económica, la administración estatal y la anulación de la prórroga de magistrados judiciales.

Si bien algunas de estas protestas son legítimas y responden a necesidades reales de la población, la mayoría han sido instrumentalizadas por facciones radicales del Movimiento Al Socialismo (MAS), lideradas por el expresidente Evo Morales. Estas movilizaciones han tenido un impacto devastador en la economía boliviana, afectando a todos los sectores productivos, desde la agricultura hasta la industria.

El sector privado ha expresado su profunda preocupación por la situación e hizo un llamado urgente al diálogo y la búsqueda de soluciones pacíficas. La paralización de la actividad económica está provocando cuantiosas pérdidas y poniendo en riesgo la supervivencia de miles de empresas y empleos. Es necesario que las autoridades y los líderes políticos visibilicen que la violencia y la polarización solo agravan la situación y alejan cualquier posibilidad de progreso. Bolivia necesita un clima de paz y estabilidad para poder reactivar su economía.

Tags