Escucha esta nota aquí

No perdió contacto con el jefe de su partido y tiene una mirada distante sobre la gestión del presidente Luis Arce. El exministro Carlos Romero, quien se reunió con empresarios del agro en las vísperas del Día del Trabajo, proyecta una agenda productiva de incentivo a la inversión privada. “Hay que aprovechar las oportunidades”, afirma.

_Vemos una crisis en el MAS. ¿Habrá ruptura?
El MAS es una convergencia de ideologías de la izquierda nacional; indianista, en algunos casos, indigenista. Es una convergencia también de clases sociales, de culturas, de generaciones, de regiones y expresa la diversidad del país. Siempre tuvo contradicciones internas que ahora se mediatizan. No representan una crisis.

El MAS no se va a dividir. Tiene percepciones diferentes de entender, por ejemplo, la administración de la cosa pública. Eso puede haber, pero en el MAS no hay un debate interno que cuestiona la política de nacionalización o que, por el otro lado, pide la nacionalización de la banca. En el MAS se advierte pugnas por el acceso a los cargos públicos, por el acceso a cuotas de poder

_¿Cambió el MAS, tomando en cuenta esas pugnas?
El MAS ha cambiado, ha evolucionado en el tiempo. Surge como un partido campesino que logra un punto convergente para que se una el campo y la ciudad, pero también el oriente y occidente. Esto logró un avance sin precedentes.

Ahora, hay que entender que el ciclo político de 14 años se ha completado con sus éxitos, debilidades y fortalezas; con sus críticas. El MAS ahora se debate en el desafío de proyectar una nueva agenda para desarrollar e insertarse en un nuevo ciclo en el contexto nacional e internacional, que marca un nuevo orden a partir de la pandemia. Por eso, el nuevo orden nacional nos plantea la necesidad de una nueva agenda donde aparece Santa Cruz como un factor clave y estratégico. En ese sentido, el MAS como partido y como Gobierno, tiene que ponerse a la altura del desafío contemporáneo.

_¿En qué consiste este ciclo?
En los 14 años, hubo una agenda que se construyó básicamente sobre la nacionalización de los sectores estratégicos, la Asamblea Constituyente y las políticas sociales para redistribuir la riqueza, lo que amplío la clase media, pero ahora estamos ante una nueva situación marcada por la urgencia de contener una situación crítica de la economía y la crisis sanitaria. Entiendo que el presidente Arce trabaja intensamente en esa tarea y las fórmulas para enfrentar esa crisis que en algún caso pueden derivar en presión fiscal a sectores de mayores ingresos económicos.

La fórmula pasa por generar condiciones para la inversión pública, privada, nacional y extranjera. El Gobierno y el MAS, entre todos, tenemos el desafío de concertar una agenda económica.

Una crisis es siempre una oportunidad y lo que está pasando con la soya es espectacular. El precio es alto y se va a mantener en el largo tiempo. La pandemia ha reducido la producción mundial y habrá mayor demanda de productos agrícolas. Deberíamos discutir condiciones para potenciar al sector agropecuario y multiplicar sus posibilidades de exportación en favor del país.

_Los empresarios están esperando señales en esa línea...
Y estoy de acuerdo. Necesitamos reactivar el aparato productivo. Este es el primer desafío del MAS, como partido, como Gobierno. ¿Y cuál es el principal factor de la reactivación? Es el empresariado cruceño del ámbito agropecuario que ha demostrado liderazgo.

Por ejemplo, el año pasado se han exportado 100 millones de dólares en productos cárnicos. Ese es un motivo de celebración.

_Pero hay medidas que contradicen lo que usted menciona. 
Precisamente, yo planteo ubicarnos en el contexto actual y sus desafíos y propongo la necesidad de lograr un justo equilibrio. Comparto la preocupación principal del Gobierno nacional que es garantizar el abastecimiento interno y el precio justo. Pero, también asumo que estas oportunidades de crecimiento en las exportaciones no se las pueden dejar pasar. Tenemos que tener la capacidad de generar los espacios de convergencia de sentarnos en una mesa para establecer acuerdos en beneficio del país.


Comentarios