Escucha esta nota aquí

Javier Abraham Cedeño Catacora es parte del entorno de los ejecutivos municipales Manuel Medina, de los hermanos Antonio y Guillermo Parada Vaca, de Julio César Herbas y otros. En su declaración hizo revelaciones contra la exalcaldesa Angélica Sosa en el caso ítems fantasmas. Reveló que existía una estructura de corrupción en la que se manejaban contratos de personal, contratos de obras e incluso extorsiones a comerciantes.

Javier Cedeño, imputado por los delitos de legitimación de ganancias ilícitas, conducta antieconómica, contratos lesivos al Estado y enriquecimiento ilícito con afectación al Estado, nombró a Sergio Perovic, esposo de Sosa, y aseguró que cumplía la función de asesor de la exalcaldesa. También habló del “búnker” donde vivía Percy Fernández, en la oficina de Parques y Jardines, que fue construido por Sosa y aseguró que ella aisló al exalcalde que, al final, ya no tenía contacto con nadie.

El exfuncionario, que comenzó en el área de Seguridad Ciudadana, pasó por Recursos Humanos y terminó en Tesorería, involucró a Perovic y aseguró que tenía funciones como asesor externo de la exalcaldesa. Cedeño dijo que la pareja de Sosa tenía poder para dar órdenes y añadió que “trabajaba” con algunos locales públicos de la capital cruceña.

La relación en el trabajo entre Javier Cedeño y Angélica Sosa no era cercana, según el declarante. “Sosa, conmigo, casi no se metía. Yo no era de su confianza, ella a mí no me pedía nada, pero sí me pedía (Sergio) Perovic que haga cosas”, declaró.

El exfuncionario continuó: “Él (Perovic) me hizo designar en la Secretaría de Espacios Públicos, como reemplazo, a uno que había mandado a su esposa (Angélica) Sosa una foto de Perovic saliendo de un boliche con mujeres. Sergio Perovic me dijo que trabaja con el dueño del boliche colombiano SBC Luna Rosa, Plan B, Plan C y otros. Perovic me dijo que no moleste esos lugares porque trabajan con él, luego me dijo que haga un proyecto para que el Cine Center reabra. Estaba cerrado por la pandemia, yo no fui, pasó unas dos semanas y Sergio Perovic me llamó, pero yo le salí con vueltas, no fui al cine”, aseguró.

Regalos a titular del Concejo

Javier Cedeño, que ahora está con detención preventiva en el penal de Palmasola, reveló que los representantes vecinales de los 15 distritos municipales figuraban como funcionarios, aunque no marcaban tarjeta. “Ellos ganaban hasta 15.000 bolivianos y eran los dirigentes (de los vecinos) o sus familiares”, dijo.

El exfuncionario explicó que estos dirigentes eran quienes validaban el Plan Operativo Anual (POA), daban luz verde a las modificaciones presupuestarias y después daban el visto bueno durante las rendiciones de cuentas”.

Sobre Franz Sucre, que quedó como presidente del Concejo Municipal luego de que Sosa asumiera como alcaldesa interina, dijo que (antes) él vivía en el Pajonal y que ahora vive en un condominio, “en el cual -a lo que escuché- ahí viven varios secretarios. Sé que a Franz Sucre le dieron un vehículo Mazda rojo”, afirmó Cedeño.

También se refirió al segundo responsable de la agrupación Santa Cruz para Todos, Pablo Roberto Áñez, quien fue el último que manejó la campaña y fue el que manejaba los proyectos de Parques y Jardines. Señaló que ese “era un lugar donde no podía controlar nadie. Generalmente se hacían controles sorpresa. En Parques y Jardines, Pablo Roberto Áñez se quejaba con Angélica Sosa y eso devengaba en sí o sí en llamada de atención de Sosa”, dijo.

El exfuncionario aseguró que Sosa aisló al exalcalde Fernández. “Angélica Sosa le hizo su despacho a Percy Fernández en el área de Parques y Jardines. A ese despacho casi nadie podía entrar. Al llevarlo a su casa, la que salía a hacer todas las cosas era Angélica Sosa. Ganó protagonismo y Percy ya no tenía contacto con los demás. Ella decía que era con ella las cosas y siempre que daba alguna instrucción indicaba que era por instrucciones de Percy Fernández”, afirmó.

En Parques y Jardines, según Cedeño, Percy tenía un departamento donde comía y dormía. “Posteriormente lo llevan a la clínica Dockweiler, porque ahí estaba Raúl Hevia (quien) cuando era funcionario de la Alcaldía, realizaba cobros por dar permisos, incluso por 15 días”, según Cedeño.

Entorno de confianza

El exdirector de Recursos Humanos en la gestión de Angélica Sosa declaró que la exalcaldesa tenía su entorno de confianza. Mencionó a la directora de Protocolo de la Alcaldía, Eliane Saavedra Daza.

“A Ella le hicieron una resolución para que no tenga goce de haberes durante seis meses, porque su hijo estaba acusado en el caso ‘La Manada’. Sin embargo, ella cobraba sueldo normal, eso lo hicieron para que parezca que Eliane Saavedra no trabajaba en la Alcaldía, pero igual le pagaban, en las planillas de sueldo sale que le pagaban. Su mamá de Eliane Saavedra figuraba como funcionaria, pero era fantasma, era la señora Daza Aguilera”, dijo.

En su declaración en la cámara gessel, Javier Cedeño también se refirió a las oficinas de la agrupación Santa Cruz para Todos del segundo anillo en la zona de la Av. San Aurelio, al lado del surtidor.

Dijo que Roberto Ayala era el concejal suplente de Angélica Sosa, pero renunció y se fue a hacer campaña para el Colegio de Abogados y después pasó a la Gobernación. “Ahora Roberto Ayala es el encargado del personal que entra a trabajar en la Gobernación. Él y sus hermanos tienen participación y relación con Sergio Perovic, en las oficinas de El Trompillo de Santa Cruz Para Todos”, dijo.

Cedeño explicó que en ese lugar hicieron que funcionarios de la cooperativa Jesús Nazareno hagan descuentos a todas las personas que iban. “La cooperativa se dio modos para llevar funcionarios. Ahí hacían firmar autorización para débitos que iban a cuentas de los hermanos Ayala y Sergio Perovic, o por lo menos sé que las cuentas las manejaban ellos. Hacían pagar a los funcionarios el 5% y hasta más en época de pandemia. Incluso a los secretarios les cobraban hasta mil dólares y los únicos que a veces no pagaban eran los del área salud porque tienen sus sindicatos y reclamaban”.

Cedeño también reveló que fue nombrado como secretario de seguridad ciudadana, pero luego lo cambiaron por Carlos Alberto Méndez. “En una reunión me dijo que necesitaban llevar recaudaciones para Sosa y de las Alasitas sé que sacaron Bs 300.000 a los gremiales, de la feria de invierno sacaron Bs 350.000, todo este dinero era para Angélica Sosa. Cuando yo era secretario de Seguridad Ciudadana me dijeron de los aportes a Sosa y a Sergio Perovic, pero me cambiaron. Eso sucedía en todas las secretarías, incluso recaudaban con los sobreprecios. Yo trabajaba en Tesorería donde pasaba la documentación de los proyectos culminados, por ejemplo, en la Paraguá hay un vaciado que se está realizando con alto monto, en cada una de las secretarías se realizaban recaudaciones para Sosa”, reveló el exfuncionario.

Sosa fue aprehendida el martes en una clínica privada cuando visitaba a su padre. Luego fue trasladada a la Fiscalía, donde pernoctó y declaró a partir de la media noche. Ayer, la exalcaldesa continuó en oficinas de la Fiscalía y hoy será su audiencia cautelar. El Ministerio Público solicitó detención preventiva en Palmasola.

Javier Cedeño también citó que entre los bienes figuran el “búnker”, que es uno de los más grandes con garaje. “En la doble vía a La Guardia, Angélica Sosa tiene un condominio a la altura del arco que divide Santa Cruz y La Guardia, pasa una cuadra del arco y hay una calle que entra. Ese condominio probablemente está registrado a nombre de Leticia Sosa, hermana de Angélica Sosa. Yo una vez fui allá por una queja de construcción de acera y ahí salió Leticia Sosa. En La Guardia Sosa tiene unos terrenos a nombre de su papá, que está poniendo a nombre de su empresa para hacer condominios”, relató.

Lemon City

El declarante también se refirió a la propiedad conocida como Lemon City, ubicada en la zona de Limoncito, antigua carretera a Cochabamba, que fue una de las intervenidas por la Fiscalía el martes. “De Lemon City, que tenía relación con Sosa, escuché que las losetas que están ahí son provenientes de la Alcaldía, así también sé que había funcionarios que trabajan con ítems en ese lugar”.

Cedeño relató que Sandra Velarde, exsecretaria de Administración y Finanzas, recibía órdenes de Sosa respecto a quién entraba a trabajar y quién no. “Si se revisan las planillas, siempre se mantuvo una cantidad de 3.000 funcionarios para el área de salud. La planilla de toda la gente que entraba irregularmente eran de 300 a 3.200 (personas), había personal técnico como 800 a 1.000. Sumadas las cifras, daban una cantidad aproximada de 9.000 (funcionarios)”, dijo.

Cedeño añadió que Sandra Velarde era la encargada de dar el presupuesto y de realizar las modificaciones presupuestarias para asignar dinero a sueldos de contratos. “Las finanzas no preveían el corte de presupuesto, varias categorías quedaban sin presupuesto. Es un manejo de números y montos y si hubiera entrado personal adecuado habría cuadrado, pero ese problema existe hasta la fecha”, dijo.

Cedeño se refirió al abogado Javier Carrasco. “Que yo sepa, Javier Carrasco no iba a trabajar, a él yo lo veía en la notaría que utilizaba Santa Cruz Para Todos. Su esposa Gabriela Vaca Chávez era funcionaria de la Dirección de Finanzas”.

Siguió con su relato asegurando que Sosa designaba personal, “incluso en papelitos, firmaba hojitas con el nombre del nuevo funcionario con la palabra autorizado y eso mandaba a recursos humanos. Incluso una vez se mandó una lista de más de 100 personas con la firma de Sosa”.

También Cedeño afirmó en su testimonio que Indira Suárez fue asesora de Angélica Sosa. “De ese inmueble reclamaba Rodrigo Saucedo en sus tiempos anteriores era quien tenía el contrato por el tema de las retretas. Conseguía todo y consiguió ese contrato a través de Eliane Saavedra y Rodrigo, reclamó el pago de 30.000 dólares. Angélica Sosa le dijo a Indira Suárez que vaya y traiga esos 30.000 dólares”, relató.

Sosa habla de acuerdo con UCS

En su declaración ya como aprehendida por el caso de los ítems fantasmas, la exalcaldesa Angélica Sosa reveló un acuerdo desde el 2015 hasta el 2020 firmado por Percy Fernández y el entonces concejal de Unidad Cívica Solidaridad (UCS) Jhonny Fernández, que comprendía una lista de al menos 600 funcionarios en el municipio.

Cuando los agentes de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc) le preguntaron sobre las designaciones de personal con ítems, ella respondió: “Del 2015 al 2020, a través de un acuerdo que firmó Percy Fernández con la UCS a la cabeza de Jhonny Fernández, estando mi persona presente en la firma de ese acuerdo, Juan Subirana, Loreto Moreno y el ingeniero Percy Fernández. La UCS tenía una amplia cantidad de ítems de contrato. Aclaró que eran más de 600 personas entre ítems y contrato y las listas en ese entonces las llevaban Elvira López, Rea Borda, Jhonny Fernández, Adalid Suárez Arana, Rosario Schamissedine y Jesús Cahuana. Inclusive la secretaria de mercados de esa época firmó por adulto mayor. En esta contienda sé dio un acuerdo de gobernabilidad con Percy Fernández y la sigla SPT”, dijo.

La exalcaldesa reveló al mismo tiempo que conoció a Antonio Parada Vaca, quien trabajó desde el 2009 hasta el 2018.

Citó también como una de las personas claves encargada de las finanzas que trabajó más de nueve años a Manuel Medina y que las listas del personal por norma eran de conocimiento del Ministerio de Economía.

Quiero ver los 800 ítems

La exalcaldesa aseguró que el actual alcalde Jhonny Fernández debe ser convocado a prestar sus declaraciones en calidad de testigo. Del mismo modo Angélica Sosa pidió que Manuel Medina, un funcionario clave en las finanzas de la Alcaldía de Santa Cruz, así como otros directores y Valeria Rodríguez Paz, deben ser convocados a prestar sus declaraciones.

La declaración de Sosa se desarrolló desde las 19:00 hasta las 04:00 de ayer en las oficinas de la Fiscalía anticorrupción de la zona Cristo Redentor.

La exalcaldesa aseguró que es la más interesada en que el caso de los supuestos 800 ítems fantasmas denunciados en la Alcaldía cruceña debe esclarecerse. “Quiero ver los 800 ítems fantasmas, es necesario que se aclare esto soy la más interesada”, dijo frente a la comisión fiscal y los agentes Felcc.

Angélica prestó su declaración asistida por sus abogados Jerjes Justiniano y Joadel Bravo.

Lo hizo luego de haber sido trasladada de la clínica a la Fiscalía. Ella permanecía internada en la clínica Martín Dockweiler, después de haber sufrido una descompensación.

Cuando la comisión fiscal y los agentes de la Felcc acudieron al centro médico, Sosa dijo sentirse mal por lo que se quedó internada y fue valorada por una junta de médicos forenses.

La coordinación del Instituto de Investigaciones Forenses (IDIF), con sede en Santa Cruz de la Sierra, realizó una valoración y pudo verificar que la exalcaldesa sufrió una pequeña descompensación, pero que fue superada de manera rápida. Después de unas dos horas ella estaba apta para prestar cualquier declaración dentro de lo legal.

Comentarios