.

26 de septiembre de 2022, 6:00 AM
26 de septiembre de 2022, 6:00 AM

En estos dìas en los que desearíamos estar celebrando el inicio de la primavera y las luchas libertarias de Cochabamba y Santa Cruz, o el cumpleaños número 60 de la FEXPOCRUZ, los bolivianos estamos abrumados por el incendio de nuestros bosques y, también, por expresiones desafortunadas, por decirlo amablemente, que, de uno y otro lado, contribuyen al “incendio” social que nos agobia.

Para empezar, la ministra María Nela Prada, tilda de “irresponsable, mentiroso, flojo e incapaz” al gobernador F. Camacho y, en una contradicción en los términos, le exige que “trabaje por Santa Cruz”.   No se entiende por qué la ministra se arroga el derecho a increpar en esos términos a una autoridad electa cuando se esperaría de ella, como funcionaria designada, que al menos  guarde un mínimo respeto a su alto cargo.

Desde otra esquina, el gobernador Camacho, llama “traidor” al alcalde y quizás a quienes desoyeron su pedido de no invitar al presidente Arce a la inauguración de la FEXPO.  El alcalde J. Fernández, no se queda atrás y llama “cuatro gatos locos” a las personas que tuvieron que plantarse en las calles céntricas de Santa Cruz para evitar que se levanten las históricas losetas.  Para acabar de enterarla (me gusta más esta frase, que aquella que alude al “cherry…”), el presidente Arce en misión oficial para asistir a la Asamblea de la ONU, afirma que “los bolivianos” estamos resentidos con la Unión Europea por haber apoyado el “golpe” del 2019, y, sin el mínimo rubor, sorprende al mundo afirmando que en Bolivia “la justicia es independiente” (¡!).

Por si eso fuera poco, el vocero presidencial (él sí, con mesurado verbo), en vez de disimular la declaración evidentemente falsa de su mandante, afirmó, en una entrevista radial, que no existe prueba de que, desde el Ejecutivo, se imparta instrucciones a los fiscales o jueces. Pregunto: ¿En qué planeta vive? ¿Cuál, diría él, es la principal tarea que cumple el ministro Iván Lima? 

Como ejemplo de las tropelías judiciales que vemos casi a diario, va un par de casos:  1) la protección al gobernador de Potosí, con referencia a las 41 ambulancias, 2) el sistemático bloqueo de las denuncias por corrupción hechas ante la Fiscalía en Santa Cruz de la Sierra, contra la alcaldesa a.i. Angélica Sosa (a quien encarcelaron solo cuando quedó en el llano) y que continúa ahora que hay otro alcalde afín al oficialismo.  No hace falta abundar más, porque los numerosos agravios que la administración de justicia ha cometido, no solo, pero con singular descaro y  frecuencia, en los últimos 15 años, están recogidos y sustentados ampliamente en  informes oficiales de organismos internacionales que el mundo conoce.

Para recuperar la esperanza, apunto también dos motivos  para celebrar: la aprobación por el Órgano Electoral, de las preguntas planteadas por el grupo de juristas independientes que  impulsa el referéndum por una reforma integral del sistema judicial y, con buen humor, un tik tok que alerta sobre las peligrosas consecuencias que podría tener, en el lenguaje cruceño, el  alto consumo de las marraquetas que los paceños han traído a la FEXPO (el riesgo dice el tik-tok, sería que se cambie el “mieeeh” por el “yaaah”).

Tags