Escucha esta nota aquí

Días de terror, así vive desde la semana pasada Patricia F. por la saturación del sistema de salud debido a la pandemia del coronavirus. El pasado viernes peregrinó con su madre en ambulancia por al menos tres hospitales en busca de terapia y recién el domingo encontró espacio en una clínica privada de Yapacaní, donde internaron a su progenitora con la condición de que la familia garantice el oxígeno.

“Nos negaron la atención, no tenían espacio. Conseguimos tres cilindros y solo así nos recibieron en una clínica, pero no hay más oxígeno. Nos vamos a volver locos. (Su mamá) está con medio tanque”, manifestaba ayer Patricia que continuaba buscando oxígeno.

Patricia tuvo que trasladar a su mamá a un hospital de provincia porque en los hospitales Japonés y el San Juan de Dios, que son los de referencia de atención del Covid-19, ya no tienen espacio para recibir pacientes críticos de coronavirus, porque están completamente saturados. Esta situación lleva a que cada día se rechacen hasta 15 solicitudes de pacientes críticos entre los dos centros hospitalarios.

El embate de la tercera ola de coronavirus que afecta a Santa Cruz y al resto de los departamentos ha llevado a que aumente la demanda de oxígeno para asistir a los pacientes críticos y actualmente se requieren a diario hasta 25 toneladas del gas medicinal en todo el país, según la Sociedad de Medicina Crítica y Terapia Intensiva.

El presidente de la entidad médica, Joel Gutiérrez, lamentó que el oxígeno falte en un momento tan crítico y que el sistema de salud no haya ampliado la oferta de terapia.

“Un paciente consume 10 cilindros de 6 metros cúbicos por día, pero hay otros que requieren de más”, explicó el intensivista.

Una situación crítica

El coordinador de la Unidad de Terapia Intensiva (UTI) de Covid del San Juan de Dios, Andrés Martínez, detalló que al día se ven obligados a rechazar hasta tres pacientes críticos, aunque hay jornadas en que la cifra es mayor.

Por la alta demanda se tuvo que habilitar un espacio en el servicio de Emergencias como internación de pacientes con Covid-19, donde deben esperar días por un espacio en terapia. “Hace dos o tres semanas que estamos saturados, no damos abasto. Hay pacientes intubados en Emergencias, cuando hay algún espacio en terapia se pasa un paciente de Emergencias”, explicó.

A su vez, la directora del Japonés, Neisy Surriabre, señaló que a diario tienen hasta 12 solicitudes de ingreso de pacientes con Covid-19, entre los derivados desde provincias, los que llegan de sus viviendas o provienen de clínicas.

El coordinador de los domos de este hospital, Richy Hurtado, informó que cuando tienen un espacio disponible se ingresa a un paciente que ya está internado en Emergencias de Covid-19, un espacio también habilitado ante la falta de camas y la alta demanda.

Detalló que el promedio de internación de un paciente en terapia es de 13 días, pero han reportado contagiados que incluso estuvieron 60 días intubados.

El director de Gestión Hospitalaria de la Gobernación cruceña, Edil Toledo, indicó que: “no es que no se los quiera atender, sino que no hay ni una cama de terapia para recibir pacientes y darles soporte”.

Solo los hospitales públicos, por la cantidad de pacientes, duplicaron su demanda de oxígeno, se pasó de necesitar 3.000 metros cúbicos a 6.000 metros cúbicos al mes.

Aseguró que actualmente no hay dificultad en el suministro en el sistema público, pero reconoció que sí puede existir riesgo de desabastecimiento por la ampliación de las 12 terapias habilitadas los últimos días, por lo que también se está provisionando de cilindros de oxígeno a los hospitales y gestionan la compra del gas a privados.

Toledo indicó que la escasez de oxígeno en el departamento afecta más a las clínicas privadas y a las personas que reciben atención en casa y lamentó que, pese a esto, el Gobierno no ha anunciado la entrega de oxígeno al departamento.

En la seguridad social y en el subsector privado la situación se repite. En el hospital Católico desde la anterior semana tienen 33 pacientes en terapia y no disponen de espacio, pero reciben a diario al menos 10 llamadas para solicitar terapia.

“Nos solicitan ingresar a la clínica de manera desesperada y nosotros ya no tenemos capacidad. Teniendo ventiladores no podemos instalarlos porque no hay el oxígeno”, expresó el director Víctor Hugo Valda, con la voz entrecortada, minutos después de responder una emergencia.

En la Caja Petrolera de Salud (CPS), José Luis Prieto, detalló que ayer al hospital llegaron nueve pacientes que requerían terapia, pero no tenían ni una sola cama disponible.

“De todos solo una estaba internada en una clínica privada y fue trasladada a Emergencias, los otros ocho llegaron directo a urgencias con falta de oxígeno, después de días en sus viviendas. Estos pacientes no los podemos recibir porque no hay espacio. Lamentablemente si no reciben oxígeno o son intubados se mueren”, reconoció.

Mientras, en el domo de Covid-19 de la Caja Nacional de Salud (CNS) también alertan de la saturación al 100%.

El responsable Mauricio Martínez detalla que no hay lista de espera en terapia y reciben a los pacientes de acuerdo a la situación crítica que atraviesan, es decir, de quienes su vida está más en riesgo.

“No hay espacio en el hospital y tampoco hay terapias disponibles en clínicas privadas para derivarlos, por esto se habilitó una sala de reanimación y observación más, donde hay especialistas en emergencia y terapia intensiva para Covid”, sostuvo.

Oxígeno para cuatro días

El fin de semana el Gobierno nacional confirmó la llegada de 80 toneladas de oxígeno. Sin embargo, la cantidad solo abastecerá por tres o cuatro días, por la alta demanda que tiene el sistema de salud en este momento de ascenso de contagios de la tercera ola.

El director municipal de Salud de Cochabamba, Aníbal Cruz, indicó que tras el incremento de pacientes solo los hospitales públicos de Cochabamba pasaron a requerir 4,5 toneladas por día, mientras que antes solo demandaban 1,5 toneladas.

Agregó que similar situación de incremento se registra en otros departamentos como Oruro y Santa Cruz, por lo que, en su experiencia de exministro de Salud, calcula que la cantidad que llegó al país no abastecerá más que para tres o cuatro días.

“Si solo el sistema público de Cochabamba demanda 4,5 toneladas al día, sin tomar en cuenta las clínicas privadas, se puede calcular que este suministro que llegó de oxígeno no durará más que esta semana”, remarcó.

El viceministro de Gestión del Sistema Sanitario, Álvaro Terrazas, informó el fin de semana llegó oxígeno proveniente de Chile y sería distribuido a La Paz, Oruro y Tarija.

Agregó que se gestiona, a través de la Cancillería, el arribo de otras 18 toneladas de Argentina y 320 toneladas de Brasil.

El viceministro de Defensa al Consumidor, Jorge Silva, confirmó que la entrega solo durará cuatro días, principalmente por la demanda de los departamentos más afectados, Santa Cruz con un consumo diario de 9 toneladas, Cochabamba con 3 y Tarija con 2,7.

El director de Gestión Hospitalaria de la Gobernación cruceña remarcó que es necesario que el Gobierno nacional libere la importación de oxígeno para que los gobiernos subnacionales y las empresas gestionen la llegada de mayor cantidad.

Desabastecimiento del gas

La falta de oxígeno se siente más en el subsector privado de salud, pues las clínicas reconocen que tienen dificultades para acceder al servicio.

“La situación es crítica, después de diez días me están llegando diez cilindros, me durarán solo dos o tres días. De ahí tengo que buscar y hacer cola en Santa Cruz de nuevo”, sostuvo Pablo Orihuela, de la clínica Médica Jesús es mi Pastor, del municipio de Yapacaní.

En el establecimiento solo tienen terapia intermedia y Orihuela reconoció que, debido al desabastecimiento, le solicitaron garantizar el oxígeno a los familiares de los dos últimos pacientes que internaron, pues dijo que estos insistieron por asistencia médica, pese a estas condiciones.

Detalló que tienen pacientes que llegaron de otros municipios, entre estos Portachuelo, Montero, Ivirgarzama y Entre Ríos.

Receso escolar

Por otro lado, el director departamental de Educación, Eliseo Huayllani confirmó que el descanso pedagógico, que está vigente desde hoy hasta el viernes 11 de junio, está sujeto a la curva epidemiológica.

Con un 12% de los estudiantes contagiados, y un 8% de los profesores confirmados con Covid-19, las autoridades educativas decidieron adelantar, para el periodo 1 a 11 de junio, las vacaciones de invierno que inicialmente estaban agendadas entre el 5 y 16 de julio.

El Ministerio de Educación, a través del viceministerio de Educación Regular, emitió el instructivo 76-2021 en el que se detalla el periodo de receso, que aplica para unidades educativas fiscales, particulares y de convenio.

El retorno a clases sería para el lunes 14 de junio, dependiendo de lo que digan los informes de salud. “Esperamos que la curva descienda y que entonces se pueda implementar y poner en práctica la modalidad semipresencial, inicialmente”, indicó, Huayllani.

La cifra departamental asciende a 3.160 docentes positivos al coronavirus (8%), con 87 decesos registrados, mientras que en los estudiantes la cifra llega al 12%.

Las autoridades educativas enfatizaron que está prohibido solicitar tareas a los estudiantes en este receso pedagógico y recordaron que, en caso de incumplimiento, los maestros son pasibles a llamadas de atención u otro tipo de sanciones.

Comentarios