Escucha esta nota aquí

Cinco de los principales candidatos presidenciales contrarios al Movimiento al Socialismo (MAS) se reunieron a convocatoria del Comité pro Santa Cruz, que intentó consolidar un bloque único que impida dispersar el voto, pero no consiguió su objetivo y más bien se vivieron momentos tensos en esta reunión, que finalmente terminó con la firma de un compromiso con cinco puntos, donde se comprometen a llevar adelante un consenso parlamentario que garantice una gobernabilidad pacífica en el país y realizar una campaña electoral limpia y tolerante.

A la cita acudieron los candidatos presidenciales Jorge “Tuto” Quiroga (Libre 21), Carlos Mesa (Comunidad Ciudadana), Luis Fernando Camacho (Creemos), Jeanine Áñez (Juntos) y Chi Hyun Chung (Frente para la Victoria), al igual que otros líderes políticos, cívicos y empresariales.

Entre las otras figuras que aparecieron en estas reunión, resaltó la presencia de Manfred Reyes Villa, Mario Cossío, Leopoldo Fernández y Zvonko Matkovic Ribera, que durante el Gobierno de Evo Morales denunciaron ser perseguidos o presos políticos. Además, otras perfiles de la arena política como Tomasa Yarhui y autoridades municipales cruceñas tomaron voz en la reunión que se extendió hasta después de las 13:00.

Posterior a esto, hubo un cuarto intermedio y tiempos después (a las 14:00) se instaló una nueva mesa en la que únicamente participaron los presidenciables y miembros de la entidad cívica cruceña en la que resolvieron distintos aspectos y firmaron un documento que selló el ‘Encuentro por la Unidad de Bolivia’. Las reuniones se realizaron a puertas cerradas y con un estricto control de los miembros y personas allegadas a Comité.

Acuerdo

El presidente de Comité pro Santa Cruz, Rómulo Calvo y los cinco candidatos presidenciables que asistieron firmaron un compromiso nacional por la unidad del pueblo boliviano. En total fueron sesis horas de conversaciones y Calvo fue el encargado de dar a conocer las conclusiones.

En el primer punto señalan que las organizaciones y alianzas políticas presentes ratifican su obligación de lograr la unidad ante el pueblo boliviano, en defensa de la democracia, para lo cual se comprometen a asegurar que la tiranía y la dictadura, no volverá a gobernar en Bolivia.

En el segundo resaltan que las organizaciones y alianzas Políticas que logren representación en la Asamblea Legislativa, con el fin de asegurar la gobernabilidad del país, “nos comprometemos a llevar adelante un consenso parlamentario que garantice una gestión gubernamental pacífica en beneficio de todos los bolivianos”.

El tercer punto remarca el compromiso de “realizar una campaña electoral limpia, pacífica y tolerante, respetando el derecho de todos los ciudadanos”.

En seguida, hacen un compromiso de “transparentar los recursos de nuestras campañas electorales, con el objetivo de brindar tranquilidad y seguridad a todos los bolivianos, para que no vuelvan las malas prácticas del pasado. Garantizamos así las condiciones de elecciones democráticas para competir en igualdad de condiciones y no hacer uso de los bienes del Estado u otras fuentes de recursos prohibidas por la ley, en campañas políticas.

Por último, en el quinto punto indican que en un plazo de dos meses (viernes 3 de abril 2020), se volverán a reunir para evaluar el desarrollo de la campaña, en cumplimiento de los compromisos asumidos en este documento y evitar así la dispersión del voto.

El dirigente cívico, si bien reconoció que no se logró el objetivo, considera que han diseñado el camino para continuar buscando el poder contrarrestar al MAS.

Calvo guarda la esperanza que en la próxima reunión, se pueda tomar una decisión definitiva, porque se verá a los candidatos que posiblemente no tengan opciones de no tener la representación del pueblo boliviano. “Se va a evaluar en consenso, según las encuestas del momento hasta el 3 de abril, donde se va a tomar una decisión definitiva de los actores políticos que posiblemente no tengan la preferencia electoral”.

Asimismo, considera que es muy importante “la evaluación de las encuestas para poder, de alguna formar tomar decisiones”. Así se va a definir cuáles son los candidatos con mayores posibilidades, según indicó el líder cívico

El vicepresidenciable de la alianza Creemos, Marco Pumari, también manifestó que se verá la aceptación que tienen los binomios, para que a partir de eso ver las candidaturas que puedan seguir adelante y otras que no. “La población es sabia y nos llevó a un momento determinado, hay que saber que este es momento de renovación y necesitamos ir a proponer y eso vamos a generarlo a partir del 3 de febrero (mañana)”, sostuvo. Además agregó que pondrán en consideración sus candidaturas, haciendo a un lado cualquier interés.

Los discursos

La presidenta Jeanine Áñez aseguró no ser principiante en pelear contra el MAS, porque su lucha siempre fue de frente para denunciar las arbitrariedades que se cometieron en los últimos 14 años, al mando del expresidente Evo Morales. “No soy ninguna novata en pelear contra el MAS y siempre lo hice de frente y sin temor a ninguna consecuencia”, aseveró durante su intervención en la sala del Comité pro Santa Cruz.

Afirmó que también fue parte de las movilizaciones sociales y bloqueo pacífico que terminó revelando el fraude electoral de octubre de 2019, y la posterior salida del país del expresidente Morales.

“También participé de las movilizaciones en mi calidad de ciudadana”, dijo.

Aseguró que la decisión de postular a las elecciones obedece a que nunca se vio ningún tipo de intención para lograr unidad en contra del MAS.

“Me faltan el respeto cuando dicen que estoy haciendo las mismas prácticas del Movimiento Al Socialismo (MAS). He recibido muchos mensajes para que me desanime”, señaló Áñez.

Por su lado el candidato Carlos Mesa, hizo un recuento de las posturas que asumieron los presidenciables, de que no están dispuestos a renunciar a sus candidaturas, pero sostiene que eso no los convierte en mezquinos. Sin embargo, reafirmó su postura de que en el país un mandatario no tendría que ser candidato.

Momento tenso

El momento de mayor tensión se vivió cuando el exlíder cívico se dirigió a la presidenta Jeanine Áñez para decirle que su gobierno, a través del ministro Murillo “presiona a nuestros perseguidos políticos, para que no apoyen a Camacho, con sus juicios que tienen pendientes, y eso no lo voy a callar, porque la libertad y la democracia de este pueblo va a estar antes que la unidad”, resaltó.

De inmediato llegó la respuesta del ministro, que en cuenta de twitter escribió: “Desmiento cobarde acusación, pido ⁦@mario cossío y @ManfredBolivia digan si alguna vez se los presionó, #NoGrabo #NoExtorsiono”.

Y cuando le tocó el turno de hacer uso de la palabra desafió a que lo encaren en qué momento amenazó. Además, resaltó que no puede permitir que lo acusen, porque no amenaza ni al enemigo, ni al amigo.

A Camacho le recordó que sufrió 14 años de persecución política y tuvo que defenderse de 17 juicios, y su familia estuvo ocho días en la selva y sus 20 años de trabajo terminaron en cenizas, con la quema de su hotel en la zona del Chapare.

Sobre este tema, el exgobernador de Pando, Leopoldo Fernández señaló no tener elementos de juicio al respecto, mientras Manfred Reyes Villa sostuvo que él ingresó al país de manera libre y que se deben evitar divisiones, sino más bien unir a las fuerzas políticas para responder a las expectativas de la población boliviana.

El pedido de unidad fue unánime entre los otros invitados. Más allá de los roces, también hubo emoción y lágrimas. Todavía hay mucho por definir.

EN LA JORNADA
Jorge Quiroga
Fue el primero en llegar (9:10) al Comité pro Santa Cruz. Está de acuerdo en que se hable de unidada en relación a las propuestas electorales.

Carlos Mesa
Llegó acompañado de su vicepresidenciable, Gustavo Pedraza (9:20) y reconoció que no es fácil conseguir la unidad. Indicó que estaba dispuesto a escuchar.

Jeanine Áñez
Llegó y entró directo al interior del Comité, sin posiblidad de que los periodistas puedan entrevistarla, Mucha gente llegó para poder verla, pero tuvo solo pudo observar el vehículo en el que llegó y a algunos de sus acompañantes, entre ellas el ministro Arturo Murillo y el senador Óscar Ortiz.

Su investidura
La presidenta Áñez estuvo en la testera, con la dirigencia cívica. Los demás candidatos se sentaron en el auditorio del Comité pro Santa Cruz, donde se llevó adelante el evento. Para que no haya ningún problema, procedieron al sorteo del turno en que hicieron uso de la palabra. Cada uno aprovechó su espacio para dar su visón sobre el bloque único que no se logró, al igual que el resto de presentes que tomaron la palabra, entre ellos miembros del Comité y representantes de las plataformas.

Críticas
Una de las observaciones que hicieron los presentes durante la reunión fue la postura de Jeanine Añez de ser candidata presidencial. Sin embargo, durante su intervención la presidenta dio a entender que estaba dispuesta a hacer lo que fuera por el país (al igual que el resto de presidenciables, que no descartaron dejar de lado sus aspiraciones políticas).

Luis Fernando Camacho
Llegó junto a su acompañante de fórmula, Marco Pumari. Planteó que la reunión seea de puertas abiertas, para no hablar entre cuatro paredes. Eso no sucedió.

Comentarios